Funcionarios buscan contener avance euro

El euro se acerca a su máximo histórico de 1.3667 dólares ante la moneda estadounidense; el gobernador del Banco Central Europe advierte sobre hacer apuestas en un solo sentido.
El jefe del BCE habló sobre la crisis financiera. (Archivo)  (Foto: )
BERLIN (CNN) -

Ante la ausencia de un respaldo claro de parte de Estados Unidos, la zona euro buscó el viernes contrarrestar el avance de su moneda frente al dólar y el yen, al decir que el secretario del Tesoro estadounidense Henry Paulson ha reafirmado su compromiso con la fortaleza del dólar.

Estos comentarios fueron hechos en Berlín por el presidente del Banco Central Europeo Jean-Claude Trichet y también por Jean-Claude Juncker, presidente del Grupo Euro de ministros de Finanzas de los 13 países que comparten la moneda única europea.

Trichet, en una declaración acordada durante las conversaciones entre los ministros y banqueros centrales de la zona euro, reiteró una advertencia de febrero destinada a los mercados cambiarios.

En ese aviso, Trichet dijo que estos mercados podrían salir perdiendo si apuestan en un solo sentido, y también dijo que hablaba en nombre de los responsables en Tokio y Washington.

"Como dijeron en Washington las autoridades japonesas (en las conversaciones del G7 del viernes pasado), creemos que la economía japonesa está en un sendero sostenible de recuperación y los tipos de cambio deberían reflejar tales fundamentos", dijo Trichet, enfatizando la palabra "deberían".

"Los mercados cambiarios deberían ser concientes de que hay riesgos en dos sentidos en cualquier apuesta", dijo en conferencia de prensa.

"Un último comentario: hemos notado con interés que el secretario del Tesoro (de Estados Unidos Henry Paulson) y las autoridades estadounidenses han dicho que el dólar fuerte le conviene a la economía estadounidense", sostuvo.

El euro alcanzó un récord histórico frente al yen y se acerca también a su máximo histórico de 1.3667 dólares ante la moneda estadounidense.

El avance de la moneda europea se fortaleció después del encuentro de la semana pasada de los ministros de Finanzas y responsables de bancos centrales del Grupo de los Siete países más desarrollados (G7).

Allí, los funcionarios reiteraron su mensaje de que los tipos de cambio deberían reflejar los fundamentos económicos, pero no agregaron nada nuevo.

Después de ese encuentro del G7, lo que no se dijo, desde la perspectiva de los mercados, fue tan importante como lo que sí se dijo. Y en ese sentido, Paulson no declaró nada en público para apoyar el argumento europeo.

Eso fue interpretado por los mercados como una licencia para continuar operando en los patrones habituales, con poco riesgo de que los Gobiernos del G7 actúen en forma concertada para contradecirlos.

Ahora ve
No te pierdas