Europa obtiene ayuda EU para frenar euro

-
BERLÍN (CNN) -

Los ministros de finanzas europeos obtuvieron algo de ayuda de Washington el sábado, cuando renovaban sus esfuerzos para prevenir que el alza del euro se les vaya de las manos.

Aunque es poco probable que esto evite que el euro siga en alza el lunes, al menos coincidió con los intentos de los europeos para calmar la sed de los operadores de monedas por el euro, opinó Stephen Jen, un operador cambiario del banco de inversión Morgan Stanley.

En una entrevista difundida por la noche, el secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, dijo que él aún creía en el dólar fuerte - confirmando el mensaje que Europa desea llevar a los operadores, quienes siguen apostando por mayores alzas del euro versus el dólar y el yen.

"Ustedes saben que creo fuertemente que un dólar fuerte es parte de los intereses de nuestra nación, y creo mucho en las monedas que se establecen en un mercado competitivo y abierto", dijo Paulson en una entrevista con la cadena PBS de Estados Unidos.

Los comentarios llenaron un espacio en el mensaje general que los funcionarios europeos emitieron durante sus conversaciones en Berlín el viernes y sábado, principalmente, la idea de que los mercados podrían salir perdiendo con apuestas demasiado agresivas en los mercados de cambios.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo que él ya había oído a Paulson reiterar la posición de Washington sobre el dólar en conversaciones a puertas cerradas entre las potencias del G7 el 13 de abril, donde hizo notar este punto "con interés".

Trichet dijo esto en una conferencia de prensa durante las reuniones en Berlín donde algunos reconocieron que cierto grado de apreciación del euro, aunque potencialmente malo para los exportadores, era lógico, dado que la economía de la región crece en la actualidad nuevamente de una manera saludable.

"Estamos en un excelente momento en términos de crecimiento", dijo Trichet.

El euro alcanzó un récord histórico de 162,42 yenes esta semana ya que los operadores consideraron que la falta de apoyo del G7 en favor del argumento europeo daba luz verde para conducir a esta moneda y a la libra esterlina hacia arriba, y al dólar y el yen a la baja.

El euro terminó la semana financiera en torno a 1.3600 dólares, muy cerca del récord histórico de 1.3670 fijado en diciembre del 2004.

Ahora ve
No te pierdas