Películas legales en tianguis a 29 pesos

Las productoras de cine luchan contra la piratería abriéndose al mercado informal; la MPA apoya la lucha y busca acuerdos gubernamentales y conciencia social.
Películas baratas para competir con piratas. (Adán Gutiérrez
Regina Reyes-Heroles C.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

No todas las películas baratas son piratas. Ya puedes comprar, legalmente en puestos ambulantes DVD’s como “El Bosque de la muerte” y “Pinocho 3000” de DistriMax que cuestan desde 29 pesos como parte del contra ataque a la piratería.

El problema es grave para las empresas cinematográficas, ocho de cada diez  DVD’s que se venden en México son pirata, según la Motion Picture Association (MPA) y 73.9% de la población compra estas películas, según un estudio de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

La venta de productos ilícitos daña a la industria pues representa pérdidas anuales de más de 140 millones de dólares y afecta a miles de mexicanos que trabajan en el sector audiovisual y cinematográfico. Además, la solución a la piratería no es sencilla y se vislumbra improbable, sin embargo, la MPA de México y el Instituto para la Protección de la Propiedad Intelectual y el Comercio Legal (IPPIC) tienen una lista de acciones, estrategias y mercados por conquistar para intentar que la piratería disminuya y se acabe en México.

“La piratería es un problema económico y se necesitan tomar medidas legales, pero esencialmente económicas para encontrar su solución. Si yo meto a la cárcel a todos los que venden piratería, no estoy muy seguro de que encontremos las solución”, dijo el vicepresidente del IPPIC y Director del Programa Antipiratería de la MPA, Francisco Guerra.

Este 26 de abril se celebra el Día Mundial de la Propiedad Intelectual que invita a pensar en la importancia de la creatividad como una base del desarrollo económico. México se encuentra entre los países que consumen más productos ilícitos, sólo revisa cuántas películas piratas tienes tú o tu vecino en el librero.

La industria audiovisual incluye a 100,000 mexicanos empleados como escritores, actores y hasta los que trabajan en laboratorios que hacen copias legales de los DVD’s. Esto se traduce en unas 300 o 350 películas que se pudieron ver en el cine el año pasado y 21 millones de películas que se vendieron para compra o renta. En el 2006 se estima que la piratería vendió 167 millones de películas en los 265 mercados negros que hay en el país, lo que equivale a unos 25,000 minoristas que ofrecen sus productos en las calles.

La piratería en México es “desvergonzada”, dice Guerra, quien cree que la solución integral incluye la participación de los gobiernos federal, estatales y municipales, además del compromiso de la industria por “satisfacer una necesidad a través de un producto al que la gente pueda acceder.”

Vender películas baratas es el primer paso. Ya se firmó el Acuerdo Nacional contra la Piratería a nivel federal ahora MPA y IPPIC van por los locales y municipales. 

“El problema de la piratería se resuelve con una acción mas certera por parte de la autoridad federal, pero ésta no sirve de nada si la autoridad local no hace su parte complementaria, y ésta no sirve de nada si no tenemos un producto oportuno en tiempo y en costo”, dijo Guerra.

Los mexicanos gustan del producto pirata. Según la Profeco de las personas que compran películas pirata, 78.2% lo hacen porque son económicas, 28.2% sólo pagan 20 pesos por sus DVD piratas, y el 81.5% los compran en puestos ambulantes y tianguis.

“Debe haber también una conciencia social. Hay muchos jóvenes que tienen automóvil y van a universidades privadas y consumen productos ilícitos, esto es una incongruencia social”, dijo Guerra.

Este es otro de los problemas que hay que atacar. Debe haber conciencia de la sociedad de que el producto pirata aunque ayuda a tu bolsillo, hace daño a un sector económico del país.

“Como dicen los chinos, y hay que tomar lo bueno de otras culturas: ‘la calamidad entra por la puerta de tu casa y lo peor es que tú le abriste la puerta’. En el momento en el que accedo a comprar productos ilícitos permito que un circuito funcione y se vaya fortaleciendo. Sólo hay que cerrarle la puerta”, dijo Guerra.

Ahora ve
No te pierdas