Evo se rebela contra el Banco Mundial

El presidente de Bolivia confirmó que ya no pertenecerán más al CIADI organismo del BM; según Morales sólo “castigan” a los países pobres en casos de arbitraje con grandes corporacion
El ALBA está conformada por Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicar
LA PAZ (AP) -

El presidente Evo Morales dijo el lunes que Bolivia "felizmente" ya no es parte del CIADI, organismo del Banco Mundial, porque sólo tiene por objeto "castigar" a los países pobres en casos de arbitraje con grandes corporaciones.

"Estoy convencido que hay organismos internacionales que solamente sirven para castigar a las naciones, a Estados, a los pueblos, es el caso del Centro Internacional de Arbitraje de Inversiones" (CIADI), dijo Morales.

El mandatario anunció la medida el fin de semana en una cumbre de la Alternativa Bolivariana para la América (ALBA) en Venezuela, que en sus conclusiones del encuentro introdujo los señalamientos de Morales como una recomendación para las naciones que forman parte del bloque, promovido por el presidente venezolano Hugo Chávez.

El ALBA está conformada por Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua.

El catedrático de la Universidad Católica de Bolivia y analista económico Gonzalo Chávez dijo que lo dispuesto por Morales "es una señal de mayor inseguridad jurídica, porque ya no se estaría dentro de un marco institucional donde se respetan las inversiones directas".

El CIADI es una institución fundada en el seno del Banco Mundial (BM) en 1966, al que Bolivia pertenecía desde 1995. Aunque mantiene cierto grado de autonomía respecto de la institución financiera, su Consejo de Administración es presidido por el titular del BM, que recientemente condonó créditos a Bolivia por 1,500 millones de dólares (mdd).

La decisión de Morales se conoció poco después de que Euro Telecom Italia (ETI) y la petrolera brasileña Petrobras anunciaran que están dispuestas a recurrir a tribunales arbitrales para proteger sus inversiones en Bolivia, ante anuncios del gobierno de que las nacionalizará o comprará sus acciones, pero bajo sus propias condiciones.

ETI obtuvo el 50% del paquete accionario de la mayor empresa de telecomunicaciones del país, Entel, al privatizar la compañía boliviana, en 1995, con el compromiso de invertir 610 mdd. Telecom sostiene que invirtió 720 mdd, pero el gobierno dice que sólo aportó 466 mdd y que evadió impuestos por 25 mdd.

"Cuando demostramos económicamente, jurídicamente, que algunas empresas transnacionales no cumplen con las normas bolivianas, inclusive no pagan sus impuestos, no cumple con los contratos correspondientes, pues, ellas se van a quejar al CIADI", dijo Morales. El gobierno no ha difundido esos informes.

Morales también busca la recompra de dos refinerías adquiridas en 1999 por Petrobras al estado boliviano. Mientras que la firma brasileña, según versiones de prensa, busca un precio de mercado, el gobierno boliviano exige cerrar por el valor contable, sustancialmente inferior.

En el único caso boliviano en el que intervino el CIADI, la empresa que pidió el arbitraje, Bechtel -con sede en Estados Unidos- desistió de proseguir acciones a causa de la pérdida de una concesión de agua potable en 2000, sin recibir los 25 mdd de resarcimiento que demandaba.

 

 

Ahora ve
No te pierdas