México busca 'puerta trasera' a EU

Los textiles mexicanos serían los insumos de la ropa fabricada en Centroamérica y Dominicana; esto permitirá ampliar las exportaciones de este producto y entrar por otra vía al mercado de E
México podría aprovechar el mercado de 10,000 mdp anuales (D
Verónica Galán
Ciudad de México (CNNExpansión) -

México, Estados Unidos, República Dominicana y los países centroamericanos se reunirán esta semana para ultimar detalles hacia la implementación de la acumulación de origen,  para permitir que los productos textiles centroamericanos que utilicen insumos mexicanos entren al país vecino con arancel cero.

Con ello, la industria textil mexicana podrá incrementar sus exportaciones y acceder al mercado estadounidense también por una puerta alternativa.

“La confección de Centroamérica y República Dominicana está ahí, es ya una realidad y puede ser atendida por proveedores textiles mexicanos”, afirmó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), Rafael Zaga.

La acumulación de origen prevé que los confeccionistas de Centroamérica y República Dominicana puedan utilizar textiles mexicanos para elaborar prendas de vestir, que después se venden a Estados Unidos (EU) en condiciones preferenciales, gracias al Tratado de Libre Comercio que mantienen estos países y que se denomina, por sus siglas en inglés, CAFTA-RD.

Zaga confió en que este tipo de esquema pueda implementarse también con Colombia y Perú, donde la mano de obra también es más económica que en México.

La acumulación de origen permitiría un respiro a la industria textil mexicana, cuyos insumos se utilizan para la confección y tomando en cuenta que las prendas de vestir elaboradas en México han venido perdiendo terreno en el gusto estadounidense, ante la fuerte competencia China que vende ropa a menor costo.

Un claro ejemplo es la fabricante canadiense de camisetas Gildan, que en marzo anunció el cierre de sus plantas y el despido de 1,365 empleados en México, con el fin de trasladarse a producir en Centroamérica y ahorrarse así 45 millones de dólares.

Entre 1993 y el 2000, a la par de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), las exportaciones mexicanas de textiles a EU crecieron a tasas cercanas al 400%, colocando al país como el principal proveedor a EU. Entre 2005 y 2006 las ventas textileras a EU cayeron 6%, según la consultora comercial IQOM.

La posibilidad de acceder al mercado estadounidense por otra vía, podría significar para los textileros mexicanos exportaciones adicionales para surtir a los confeccionistas del CAFTA-RD, que exportan en promedio el equivalente a unos 10 mil millones de dólares en prendas de vestir a EU; esos productos hasta hoy no contienen ningún insumo textil fabricado en territorio mexicano.

“Necesitamos demostrar a los clientes globales que sí podemos ofrecer una cadena de suministro textil-vestida integrada en el Hemisferio Occidental, competitiva frente a los países asiáticos, con flexibilidad y agilidad de respuesta. El tiempo apremia”, afirmó Zaga.

Ahora ve
No te pierdas