Nueva política comercial piden analistas

Reducir aranceles a países en desarrollo resulta ineficaz para reducir la pobreza, afirman; liberización comercial y la competitividad serán el centro de discusión en la Ronda de Doha.
WASHINGTON (CNN) -

Las reducciones de aranceles ofrecidas por muchos de los países más ricos del mundo a naciones en desarrollo, podrían no ser una manera efectiva de combatir la pobreza, dijeron los economistas el viernes.

Los programas de preferencias unilaterales de comercio "en varios casos, no hacen mucha diferencia", dijo Bernard Hoekman, economista del Banco Mundial, en un panel de discusión en el Carnegie Endowment for International Peace, un organismo con base en Washington.

Hoekman y otros sugirieron que “reformar las políticas de comercio y enfocarse en generar exportadores más competitivos” sería una mejor solución.

Bajo programas de preferencia, las naciones ricas como Estados Unidos bajan las tarifas para importaciones procedentes de países pobres.

Los programas de Estados Unidos incluyen el Sistema Generalizado de Preferencias, que da a más de 4,000 productos provenientes de más de 100 países un acceso libre de impuestos, y la Ley de Promoción Comercial Andina y de Erradicación de la Droga, que se refiere a los esfuerzos por erradicar los estupefacientes.

Pero Hoekman y otros economistas sugirieron que más importante que las reducciones impositivas son las propias liberaciones comerciales de los países pobres, los esfuerzos por hacer sus propias industrias más competitivas y mejoras en caminos, puertos y regulaciones.

Las propias reformas de los países pobres "tendrían un estímulo mucho más grande para el desarrollo", dijo Judith Dean, analista para la Comisión Internacional de Comercio de Estados Unidos.

Aún así, dos tercios de las ganancias de esas preferencias pueden ir a importadores de países ricos como Wal-Mart, en vez de a aquellos beneficiarios a los que se pretende que vayan.

La liberalización multilateral -a través de la ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio, -por ejemplo- es vista como la manera más efectiva de usar el comercio para combatir la pobreza.

Esa idea es otro incentivo para alcanzar un nuevo acuerdo comercial mundial en la ronda de Doha, las conversaciones de la OMC que han estado desarrollándose desde hace mas de cinco años.

Lograr un acuerdo requeriría que los países disminuyeran sus barreras comerciales como aranceles y se comprometieran a reducir el apoyo doméstico a las industrias, como los subsidios agrícolas.

Países como Ruanda, que se apoyan fuertemente en las exportaciones agrícolas, se verían muy bien bajo la liberalización multilateral, dijo Paul Brenton, economista de alto rango para el Banco Mundial.

Los negociadores ahora esperan concluir la ronda a fines del 2007, pero esa posibilidad aún se mantiene incierta.

Ahora ve
No te pierdas