La industria maderera en riesgo

La producción de madera en México crece a pasos agigantados y cae en la sobreexplotación; el cedro rojo por ejemplo, está en serio peligro de extinción en nuestro país.
El cedro rojo no podrá explotarse en condiciones sino hasta
Gabriel Nieto
GUADALAJARA -

La demanda de madera de cedro rojo crece, pero la naturaleza, al menos en México, no da más. De la producción nacional de cedro rojo natural se obtienen cada año 300,000 m3 de madera, de los que 83% se destinan al consumo nacional. Pero para abastecer la demanda interna se importan de Perú, Brasil y Colombia unos 500,000 m3, apunta la Comisión Nacional Forestal.

Hasta ahora, el comercio de esta madera es un buen negocio para los productores, que exportan a EU cortes de madera que se cotiza en 2,000 pesos por m3 o en forma de muebles en los que cada metro cúbico se tasa en 14,000 pesos.

El problema es que el recurso se agota. "Hasta el momento sólo se comercializan las plantaciones naturales y no será hasta 2015 cuando se puedan explotar", afirma Saúl Monreal, especialista en este cultivo.

Hoy las plantaciones comerciales suman 40,000 hectáreas pero el plan para 2025 es alcanzar 180,000. En México, el cultivo de estos árboles de tronco recto que alcanzan hasta 1.7 metros de diámetro y 45 m de altura, tarda de 18 a 21 años y para explotarse deben tener al menos 45 cm de grosor para obtener como mínimo 200 m3 por hectárea. Además para que el producto pueda ser exportado debe obtener la certificación (sello verde) que otorgan ONG del país importador.

El costo de la plantación por hectárea es similar al de cualquier otro árbol durante los primeros dos años (entre 7,000 y 12,000 pesos), sin embargo, el cedro rojo es vulnerable a plagas e incendios por lo que la inversión en fertilizantes y fungicidas es alta.

"Los propietarios de bosques y selvas (en su mayoría ejidos) rara vez tienen potencial para transformarlos debido a que el manejo industrial de las maderas es muy complejo", dice Avelino Villa, vicepresidente de la Asociación Nacional de Plantadores; aunque hay casos como el ejido Tres Garantías, que logró la certificación de buen manejo sustentable y explotación comercial del Consejo Maderero Forestal y Smartwood.

Monreal asegura que las comunidades productoras están muy bien organizadas y el cedro no es un árbol fácil de cortar, por lo que el comercio ilegal es muy reducido y, en dichos casos, su uso es meramente doméstico.

Ahora ve
No te pierdas