La Fed mantiene sin cambio sus tasas

La Reserva Federal estadounidense las deja en 5.25%, pero advierte riesgos de mayor inflación; los mercados reaccionaron positivamente y la BMV subía más de 1%.
WASHINGTON (CNN) -

La Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo el miércoles las tasas de interés estables en un 5.25% por séptima vez consecutiva y reiteró que su principal preocupación es que la inflación no logre moderarse.

La muy esperada decisión del Comité de Mercado Abierto del banco central estadounidense deja la tasa federal de fondos en el mismo nivel que se fijó en junio del 2006, tras 17 alzas consecutivas de un cuarto de punto porcentual.

En el comunicado posterior, que se pareció bastante al del anuncio anterior de fines de marzo, la Fed admitió que recientemente el crecimiento económico se ha debilitado, pero mantuvo su visión de que la economía se expandiría a un ritmo moderado en los próximos trimestres.

El comunicado señaló además que "la inflación estructural se mantiene algo elevada".

"Aunque las presiones inflacionarias se moderarían con el tiempo, el alto nivel de utilización de los recursos tiene el potencial de mantener esas presiones", dijo la Fed en referencia a los ajustados mercados laborales.

"La principal preocupación de la política monetaria sigue siendo el riesgo de que la inflación no se modere como se espera", agregó.

La reiteración de la preocupación sobre la inflación golpeó los precios de los bonos del Tesoro, aunque impulso al dólar y repercutió sobre las acciones.

Los mercados interpretaron que el contenido del comunicado sugiere que es menos probable que la Fed baje las tasas este año de lo que algunos habían pensado.

"Básicamente, están diciendo que la economía no se debilitó lo suficiente como para reducir el riesgo de inflación", dijo Gary Thayer, economista jefe de A.G. Edwards & Sons en San Luis.

La Fed viene manteniendo las tasas estables desde junio pasado, con la esperanza de que un crecimiento económico por debajo de la tendencia ayude a moderar la inflación.

Los últimos datos mostraron que la inflación estructural se moderó como esperaba la Fed, mientras que una desaceleración en el crecimiento del empleo y un leve incremento en la tasa de desocupación sugieren que el mercado laboral se estaría debilitando.

Al mismo tiempo, mientras la economía avanzó a una tasa anual sorprendentemente tibia de 1.3% en el primer trimestre y el sector inmobiliario todavía está en crisis, los consumidores se mostraron resistentes, la actividad fabril comenzó a revivir y el gasto empresarial estaría aumentando.

La tasa a 12 meses en el índice estructural de gastos en consumo personal, el indicador de inflación favorito de la Fed, se desaceleró a un 2.1% en marzo desde un 2.4% el mes anterior.

Pero los mayores precios de la energía y los alimentos y el potencial de mayores precios de las importaciones, dada la debilidad del dólar estadounidense, sugieren que la amenaza de la inflación persistiría.

Ahora ve
No te pierdas