Reforma fiscal grava a empresas

El nuevo impuesto que se quiere implementar se denomina Contribución Empresarial a Tasa Única; equivale a gravar con una tasa de 19% a la diferencia entre las ventas y las compras.
Carstens ofrece conferencia para explicar la reforma fiscal.  (Foto: )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La reforma fiscal propuesta este miércoles por el gobierno del presidente Felipe Calderón establece un nuevo impuesto denominado Contribución Empresarial a Tasa Única (CETU), que equivale a gravar con una tasa de 19% la diferencia que resulte en los ingresos entre las ventas y las compras.

“Este impuesto no afecta a contribuyentes cautivos, sus deducibilidades apoyarán mayor inversión y la generación de empleos y eliminará privilegios”, afirmó el secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Agustín Carstens, durante la presentación del Paquete de Reforma Integral de la Hacienda Pública.

Añadió que para no afectar el desempeño de la empresa, se permite la deducción inmediata de la inversión física y se establece un crédito al salario.

El Gobierno federal también propuso la creación de un nuevo gravamen federal complementario al Impuesto Sobre la Renta (ISR), que grava con 2% a depósitos realizados en efectivo que excedan la cantidad acumulada de 20,000 pesos a lo largo de un mes, pero el contribuyente podrá acreditarlo en su declaración mensual o anual contra ISR.

Carstens detalló que otra de las propuestas enviadas al Congreso es la aplicación de un Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a los juegos con apuestas y sorteos con una tasa del 20% en la contraprestación que se cobre por participar en juegos de esta índole.

Adicionalmente, se otorgaría la facultad a los estados de cobrar un Impuesto Especial, cuya tasa no se ha determinado, a refrescos, gasolinas y bebidas alcohólicas, entre otros productos que estén gravados con este IEPS.

El Ejecutivo también propone gravar con IEPS de 50% a las pinturas con aerosol, para inhibir la pinta de graffiti.

El Gobierno federal asegura que esta propuesta otorgará al Estado recursos adicionales equivalentes a 3 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) al año 2012, de los cuales, un punto se quedaría en los estados y municipios, y dos puntos se dirigirían a las arcas de la federación.

“Esta reforma hacendaria sienta las bases para una economía competitiva, una Hacienda con rendición de cuentas y eficiencia en el gasto para atender los desafíos del Plan Nacional de Desarrollo (…) Deberá permitirnos cumplir con la deuda social que se tiene con millones de mexicanos”, dijo Carstens.

La reforma del Ejecutivo está basada en cuatro pilares: 1) mejorar sustancialmente el ejercicio del gasto y la rendición de cuentas; 2) establece las bases de un nuevo federalismo que dota a los estados y municipios de mejores instrumentos para establecer una relación de corresponsabilidad, entre todos los órdenes de gobierno; 3)termina con privilegios fiscales al combatir la evasión y emisión a través de la simplificación y el fortalecimiento de herramientas contra la evasión y 4) fortalece la recaudación reduciendo la dependencia de los ingresos petroleros sin perder la competitividad.

Carstens detalló que también se buscará la aprobación del Congreso para fiscalizar a quienes no están dados de alta ante el fisco, pero no detalló cómo.

Ahora ve
No te pierdas