Ronda de Doha replantea sus metas

Las conversaciones podrían llegar a un modesto acuerdo, muy lejos de lo establecido hace 5 años los socios comerciales esperan lograr algún convenio antes de finalizar el año.
Schwab busca oportunidades de exportaciones agrícolas. (Drea
WASHINGTON (CNN) -

La Ronda de Doha de conversaciones de comercio mundial podría estar acercándose a un modesto acuerdo que quedaría bastante lejos de las ambiciosas metas de acceso al mercado y desarrollo que se establecieron hace más de cinco años, señalaron analistas.

"Creo que (el jefe de la OMC) Pascal Lamy, y muchas de las grandes naciones comerciales han calculado (...) que están mejor intentando armar un paquete modesto que corriendo el riesgo de lo que podría pasar si las conversaciones son (...) puestas en hibernación por muchos años", dijo Jeffrey Schott, miembro del Instituto Peterson para Economía Internacional. 

Luego de incumplir todas las fechas límite que se habían fijado, los socios comerciales clave han establecido una nueva meta de alcanzar un acuerdo antes de finalizar el año.

Mientras los líderes mundiales se reunirán en una cumbre esta semana en Alemania, el comisario de comercio de la Unión Europea, Peter Mandelson, expresó su preocupación acerca de que las posturas en las conversaciones podrían estar endureciéndose en un momento en el que lo que más se necesita es compromiso. 

En un discurso la representante comercial de Estados Unidos, Susan Schwab, dijo que su país continuaba luchando por un "resultado ambicioso y balanceado que genere nuevas corrientes comerciales en agricultura, manufacturas y servicios y que genere crecimiento económico local y global".

Pero Schott dijo que era bastante más escéptico que hace un año atrás de que cualquier acuerdo pudiera alcanzar las metas de apertura de mercado y eliminación de la pobreza que se establecieron en el lanzamiento de la agenda de desarrollo de Doha en noviembre del 2001. 

"Es difícil ver cómo un gran paquete de acuerdos será armado dentro de los próximos seis a nueve meses", lo que es, probablemente, todo el tiempo que tienen los países antes de que las negociaciones sean congeladas durante un par de años, dijo Schott.

La autoridad de la Casa Blanca para negociar acuerdos comerciales que no pueden ser modificados por el Congreso expira a fines de junio. 

Es poco probable que los legisladores la renueven, a no ser de que exista un acuerdo en la Ronda de Doha a más tardar a comienzos del próximo año, dijo Schott.

Pese a que Estados Unidos y la Unión Europea se muestran dispuestos a profundizar en agricultura, podría no ser suficiente para generar nuevas grandes ofertas de apertura de mercado de parte de los países en desarrollo en manufacturas y servicios. 

"Una vez que comienzas a hablar acera de un paquete más modesto, todas las partes de la agenda se diluyen", añadió Schott.

Dan Griswold, director del Centro de Estudios de Políticas Monetarias en el Instituto Cato, dijo que también temía que lo mejor que se pueda lograr sea un acuerdo modesto. 

"Creo que hay un argumento para tomar las ganancias sobre la mesa ahora", dijo Griswold.

"Las partes más grandes declararán victoria y se irán a casa por unos pocos años mientras nosotros esperamos por un ambiente más prometedor para lograr un acuerdo más comprensivo", agregó. 

Schwab recibe presiones desde dentro y fuera del Gobierno de George W. Bush para "realizar un impulso para alcanzar un acuerdo, y eso significa agricultura", señaló Grant Aldonas, un ex funcionario del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Para generar apoyo a un recorte más profundo de los subsidios agrícolas, Schwab ha estado trabajando intensamente con la Unión Europea y otros socios comerciales para identificar nuevas oportunidades específicas de exportación para los agricultores estadounidenses, dijo Aldonas.

Ahora ve
No te pierdas