Moody’s descarta mejora para México

Las calificaciones del país seguirán estables si no se aprueban antes las reformas estructurale incluso hay un riesgo de deterioro si el Congreso no aprueba las enmiendas, advierte la corredu
Regina Reyes-Heroles C.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

México no tendrá una calificación más alta al corto plazo ante la ausencia de reformas estructurales, advirtió este miércoles la calificadora Moody’s.

“El que haya un cambio en la calificación al corto plazo es poco probable”,  dijo Mauro Leos, vicepresidente senior para México de Moody’s.

La deuda mexicana ha sido calificada por Moody’s con grado de inversión, pero el perfil pudiera mejorar aún más.

México ha sido calificado con un “Baa1”, una calificación superior a la mayoría de los demás países de América Latina, excepto Chile, que junto con otras economías emergentes como Corea, China y Polonia, está dentro del grupo de naciones calificadas con una “A”.

El ascenso de México hacia el grupo calificado con “A”, depende entre otros factores de las reformas estructurales que permitan un mayor crecimiento económico, dijo Leos durante una conferencia sobre finanzas corporativas.

Si las fuerzas políticas en el Congreso no logran consensos para aprobar las enmiendas necesarias en campos como el energético, laboral o fiscal, México estaría viviendo un escenarios “TSI” (Todo sigue igual), agregó Leos.

“Si todo sigue igual, hay un riesgo de deterioro” en las calificaciones actuales advirtió el analista.

En el primer trimestre del año, el Congreso aprobó una reforma al sistema público de pensiones, una enmienda que fue celebrada por las calificadoras que han otorgado el grado de inversión a México, Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch.

El gobierno de Felipe Calderón enviará en breve una iniciativa de reforma fiscal que incremente los ingresos tributarios de las arcas públicas, una propuesta que sin haber sido entregada aún al Legislativo, ha inyectado confianza en los mercados y ha contribuido a una algarabía en el mercado bursátil.

En su Plan Nacional de Desarrollo, el gobierno federal advirtió que sin la aprobación de reformas, el Producto Interno Bruto (PIB) aumentará a una tasa anual del 3.5% en promedio, mientras que si las reformas estructurales son aprobadas, el ritmo de la expansión puede ser superior al 5% anual.

Ahora ve
No te pierdas