Política limita calificación de México

S&P, calificadora de riesgo crediticio, advierte un posible estancamiento en reformas estructur la firma asegura que los partidos políticos tienen incentivos para aprobar un paquete fiscal.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La falta de consensos entre los diferentes actores políticos para la aprobación de reformas estructurales, entre ellas la fiscal, es el principal elemento que impide que mejore la calificación crediticia de México, señala la firma Standard and Poor`s (S&P).

En un reporte especial, la calificadora de riesgo crediticio, explica por qué mejoró la perspectiva de la deuda mexicana a positiva desde estable.

“La transición hacia un mayor pluralismo ha hecho de México un país más transparente y democrático. Sin embargo, también ha aumentado el riesgo de estancamiento político, en especial entre el presidente y un Congreso donde los dos principales partidos de oposición en conjunto detentan la mayoría en ambas cámaras”, dijo el analista deS&P, Joydeep Mukherji.

La capacidad de lograr acuerdos en materia fiscal es uno de los principales factores que permitirían a México aumentar su calificación para reducir sus costos de financiamiento y liberar recursos para actividades prioritarias como el desarrollo y combate a la pobreza.

Sin embargo, la firma considera que hasta el momento, México no ha caído en un estancamiento político, por el contrario ve posibilidades de que se apruebe una reforma fiscal ya que los partidos  tienen incentivos para llegar a un consenso.

Por ejemplo, el PRI, sufrió la peor derrota en 2006 y ahora sus líderes se han percatado que el oponerse a las iniciativas presidenciales lo dañó frente a sus votantes.

“Por consiguiente, ahora es más pragmático en su enfoque y está dispuesto a llegar a acuerdos con el gobierno a fin de dar la impresión de ser un partido de oposición constructivo”, dijo S&P.

Sobre el PRD destaca su división y pese a casi ganar la presidencia en 2006 las últimas elecciones locales demuestran una périda de respaldo de los electores debido a su constante política de obstrucción.

“Una parte sustancial de su liderazgo a nivel nacional, así como la mayoría de sus gobernadores, decidieron recientemente participar en negociaciones con otros partidos sobre la reforma fiscal propuesta por el Presidente Calderón, rechazando la línea dura de su candidato presidencial derrotado en los comicios de 2006, Andrés Manuel López Obrador”, destacó el análisis.

De ahí que considera que los cambios de percepción en los partidos han creado un terreno más fluido que el que se podría haber pronosticado hace un año.

“La política mexicana puede haberse vuelto más ruidosa, intrincada e impredecible, pero no está estancada”, señala S&P.

La muestra es el acuerdo al que se llegó para reformar el sistema de pensiones de los trabajadores al servicio del Estado, principal factor por el que S&P mejoró la perspectiva de la calificación de México.

Además del factor político, el bajo crecimiento económico, la ausencia de una reforma energética, la economía informal y un marco institucional débil son factores que limitan la calificación de México que si bien se encuentra en grado de inversión, todavía esta por debajo de naciones como Chile.

Ahora ve
No te pierdas