Erosión arrasará con pozos de crudo

Las crecientes temperaturas están reduciendo la orilla de la Reserva Nacional de Petróleo de Al un estudio informó que la pérdida de tierra aumentaba por la invasión de agua del Océano Ártico
Las tasas de erosión han aumentado sustancialmente. (AP)  (Foto: )
ANCHORAGE, Alaska (CNN) -

Algunos pozos petroleros envejecidos de Alaska podrían ser tragados por el océano a medida que las crecientes temperaturas aceleran la erosión de la línea costera del estado ártico.

La erosión del hielo marino que protege contra las marejadas y de las capas de suelo congeladas que mantienen unida a la costa está reduciendo la orilla de la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska, de acuerdo a un estudio del Servicio Geológico de Estados Unidos.

Las tasas de erosión han aumentado sustancialmente a lo largo de la costa de la reserva -donde el Gobierno del presidente estadounidense, George W. Bush, desea incrementar la perforación de petróleo- posiblemente debido al clima más cálido, mostró el estudio.

"La erosión costera se ha más que duplicado a lo largo de un segmento de la costa ártica de Alaska durante el último medio siglo", afirmó.

El estudio agregó que la pérdida de tierra estaba aumentando por la conversión de lagos de agua fresca en bahías de agua salada al ser inundados por el agua del Océano Ártico.

"Hay una tendencia de calentamiento en Alaska y eso está documentado", sostuvo John Mars, principal autor del estudio. "Pensamos que eso está relacionado a lo que estamos viendo", agregó.

La Oficina de Administración de Tierras (BLM por su sigla en inglés) de Estados Unidos, que supervisa la reserva, ha identificado cerca de 30 pozos de exploración envejecidos que necesitan ser limpiados y tapados antes de que el mar los reclame.

La BLM ya limpió y tapó el pozo J.W. Dalton en el 2005 luego de que más de 90 metros de costa fueron tragados en el verano. Ese pozo, perforado en 1979, ahora está bajo el agua.

"Hubo una suerte de falla masiva en términos de la tierra que se derritió", explicó Wayne Svejnoha, científico de la BLM, quien agregó que la limpieza implicaría unos 20 millones de dólares (mdd) por pozo.

Para el año próximo está planificada la limpieza de un pozo de 1976 en el lado este del lago Teshekpuk, agregó Svejnoha, aunque un foso de residuos se averió y podría estar derramando contaminantes en el lago.

Ambientalistas hallan irónico que la BLM esté a punto de autorizar nuevos desarrollos petroleros en los pantanos de Teshekpuk.

"Por un lado están teniendo que limpiar pozos envejecidos que podrían ser pronto cubiertos por el agua. Y por otro, podrían proponer una expansión de la infraestructura petrolera en la misma área", manifestó Stan Senner, director ejecutivo de Audubon Alaska.

Senner y otras personas se oponen a los planes de la BLM para nuevas actividades de exploración en el lago Teshekpuk, un área potencialmente rica en petróleo pero también crítica para los gansos migratorios y otras especies salvajes del Artico.

Pero Svejnoha dijo que la perforación pozos carece de algunos riesgos relacionados a la erosión. Las operadoras ya no almacenan desechos en fosos cercanos a los pozos petroleros, eliminando el espectro de que tales fosos derramen sus contenidos al mar, señaló.

La erosión costera se encuentra entre los impactos climáticos que algunos ambientalistas dicen hacen a las operaciones petroleras en la Pendiente Norte de Alaska más riesgosas de lo que lo eran antes.

Ahora ve
No te pierdas