Paulson viaja a China bajo tensiones

El secretario del Tesoro estadounidense mantendrá “diálogo estratégico” con autoridades chinas; EU demanda una depreciación del yuan chino y mejores condiciones de competencia.
El secretario del Tesoro, se reunió con el presidente Bush a
PEKÍN (AP) -

El secretario del Tesoro de Estados Unidos Henry Paulson se reunirá esta semana en Pekín con líderes chinos, en momentos en que aumentan las presiones del Congreso norteamericano para imponer sanciones a China, acusada de manipular la cotización de su divisa, el yuan.

Paulson mantendrá conversaciones con el presidente Hu Jintao y con otros funcionarios en relación al ''diálogo estratégico'' sobre economía lanzado por ambos gobiernos el año pasado a fin de lidiar con el enorme superávit de China y con otros temas. El secretario del Tesoro estadounidense también se reunirá con el viceprimer ministro Wu Yi, líder de la delegación china en materia comercial.

Pero la real audiencia de Paulson parece ser tanto Pekín como el Congreso de Estados Unidos.

''El problema es que hay muy poco que se pueda hacer en el futuro inmediato para satisfacer al Congreso'', señaló Andy Rothman, experto en inversiones en China del banco CLSA.

Paulson ha pedido paciencia, indicando que el diálogo lanzado en diciembre pasado requiere tiempo para producir resultados. Hay quejas del Congreso estadounidense, especialmente de los legisladores demócratas, sobre el control de la divisa china, y acerca de la piratería de productos, las barreras arancelarias a productos importados, y otros tópicos.

China ha comenzado con suma lentitud a atenuar ciertos controles del yuan y ha adoptado tímidas medidas para controlar su gran superávit. Pero Washington y otros gobiernos que ven subir día a día su déficit comercial con el gigante asiático reclaman una acción más rápida.

Los críticos acusan a la nación asiática de mantener el yuan subvaluado en 40%. Eso da a sus exportadores una gran ventaja en materia de precios, y sirve para que China acumule un superávit cada vez mayor.

Pekín ha prometido que algún día el yuan comenzará a cotizarse libremente en los mercados mundiales. Pero dice que cambios abruptos pueden afectar su sector bancario, todavía bastante atrasado, y causar una crisis financiera.

Ahora ve
No te pierdas