Remesas, terminó la época de oro

Este año los envíos de dinero de connacionales a México aumentarán hasta 2% contra el 15% de 20 sin embargo seguirán representando la segunda fuente de divisas superando los 23,000 mdd.
El año pasado 500,000 mexicanos dejaron el país según el Con  (Foto: )
José Manuel Martinez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las remesas que envían los migrantes mexicanos a sus familias en el país ya no crecerán al ritmo que lo hicieron en los últimos siete años, debido a diversos factores que van desde las políticas estadounidenses antiinmigrantes, hasta la desaceleración económica.

En el primer semestre del año las remesas, que sumaron 12,498 millones de dólares (mdd), subieron tan sólo 0.6%, respecto al mismo periodo del año pasado.

Los expertos anticipan que durante este año, en el que se han recrudecido en Estados Unidos las medidas legales contra los migrantes, las remesas crezcan tan sólo entre 1 y 2%.

“No significa que las remesas son menores, sino que crecen menos, se van a mantener cerca de los 23,500 mdd (2.7% del PIB), por lo que no se puede concluir como que se va a deteriorar la situación de la gente”, dijo Raúl Feliz, analista del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

La situación de los migrantes mexicanos se complica ya que a penas el viernes pasado el Gobierno del presidente George Bush anunció medidas para dificultar la contratación de inmigrantes ilegales en el país a través de un programa en línea que facilitará a los empleadores verificar el estatus migratorio de sus funcionarios y reforzaron un sistema que los obligará a despedir a quienes falsifiquen documentos de identidad.

A raíz del reforzamiento de la seguridad en la frontera de Estados Unidos, la crisis hipotecaria, y la desaceleración económica, sobre todo en la construcción de vivienda, el flujo de estos recursos incluso disminuyó 1.64% en el segundo trimestre del año.

“Eso posiblemente lo que está provocando es que están mandando menos dinero por el canal oficial, pero posiblemente lo estén mandando como lo hacían antes, a través de cheques”, destacó Feliz.

Hasta el año pasado las remesas crecían a tasas superiores al 15% anual, siendo para México la principal fuente de divisas después del petróleo.

Para el Banco de México las remesas tienden a estabilizarse y, en este año, el crecimiento será muy reducido, cercano a los 23,054 millones de dólares alcanzados en 2006, debido en parte a que se absorbió el efecto de una mejor cobertura de las operaciones que se realizan a través de bancos y empresas de envío de dinero, y al menor flujo de migrantes en los últimos años.

“Lo que vamos a ver en los próximos años sería datos de remesas más ligados al ciclo de la economía norteamericana, y más ligada al ciclo o a la coyuntura que atraviesan los sectores donde hay un mayor número de migrantes trabajando; uno esperaría que en los siguientes años el flujo de remesas crezca a tasas moderadas, a un ritmo de un dígito”, dijo, Jesús Cervantes, director de medición económica del Banco de México.

Sin embargo, el instituto central considera que el estancamiento en las remesas no representará un problema para financiar las cuentas externas del país, cuyo déficit puede financiarse, dicen, con la Inversión Extranjera Directa que se espera sume en este año 18,300 mdd.

Para ambos expertos la migración de mexicanos hacia Estados Unidos continuará lo mismo que el flujo de remesas, por lo que se espera que en los próximos años, una vez pasada la coyuntura y una vez que se apruebe una reforma, los envíos de dinero a México crezcan a una tasa de entre 6 y 7% anual.

Ahora ve
No te pierdas