Jueves negro para los mercados

Las Bolsas de todo el mundo sufrieron bajas impulsadas por la crisis hipotecaria en EU; los inversionistas temen un contagio a los mercados crediticios y a la propia economía mundial.
Los mercados accionarios en todo el mundo experimentaron caí  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Mientras que los políticos y los bancos centrales intentaban calmar el nerviosismo causado por la caída de las bolsas en el mundo, las acciones sufrieron este jueves grandes pérdidas.

Así como los temores de los inversionistas de que haya un contagio de la crisis del sector hipotecario de Estados Unidos a todo el mercado crediticio y a la propia economía mundial.

Los títulos del mercado bursátil estadounidenses caían con fuerza luego de la difusión de datos menores a los esperados en la actividad económica de la región central, lo que hizo que la Bolsa de Nueva York impusiera un límite a las operaciones.

El promedio industrial Dow Jones acumulaba una baja del 10% respecto del récord de cierre alcanzado en julio.

La bolsa de Nueva York dijo que impuso los límites a las operaciones a partir de las (16:01 GMT).

El índice de la bolsa de Nueva York, utilizado para determinar el inicio de las restricciones en el mercado, perdía más de 190 puntos.

El Dow Jones perdía 264.11 puntos, o un 2.05%, a 12,597.36 unidades. El índice Standard & Poor's (S&P) 500 caía 29.60 puntos, o un 2.10%, a 1,377.1.

El índice compuesto Nasdaq retrocedía 54.28 puntos, o un 2.21%, a 2,404.55 unidades.

El mayor prestamista hipotecario de EU, Countrywide Financial Corp, hizo poco para atenuar los temores alimentados por una crisis que comenzó con los incumplimientos en el mercado hipotecario de baja calificación de EU.

Ante esta situación la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos continuó inyectando miles de millones de dólares en reservas temporales para calmar los mercados. Sin embargo, las acciones seguían cayendo en el mundo.

En Europa, las acciones sufrieron su mayor caída diaria en cuatro años, presionadas por un retroceso de los títulos financieros, en medio de la crisis hipotecaria.

El índice de acciones europeas líderes FTSEurofirst 300 cerró con una baja del 3.2%, a 1,443.89 puntos, su menor nivel desde mediados de marzo de este año y su mayor caída porcentual diaria desde mediados de mayo del 2003.

El índice alemán DAX bajó un 2.4%, mientras que el británico FTSE 100 cayó un 3.8% y el francés CAC 40 perdió un 3.3%.

La Bolsa china cayó más del 2%, pues los inversionistas institucionales salieron a embolsar ganancias en acciones líquidas ante el mayor temor al derrumbe de los mercados internacionales y la orientación de las políticas económicas domésticas.

El índice Shanghai Composite cayó hasta un 3.25% antes de cerrar con una pérdida del 2.14%, en 4,765.448 puntos, en su mayor baja porcentual desde el inicio del mes.

En América

A media jornada de este jueves, los mercados de América Latina registraban grandes pérdidas. El desplome de las Bolsas, bonos y monedas de la región superaba al de Europa, Asia y Wall Street, ya que los mercados emergentes son los primeros en sentir la fuga de capitales hacia refugios más seguros.

A las 16:00 GMT, el índice de acciones latinoamericanas de Morgan Stanley caía un 9.63%, a 3,009.87 puntos.

La Bolsa mexicana caía un 5.02%, ó 1,128.62 puntos, a 27,012.11 unidades, y el peso mexicano perdía un 1.04%, a 11.249/11.25 unidades por dólar.

"Sin duda todos los mercados emergentes estamos siendo arrastrados por el problema en Estados Unidos del sector hipotecas. Si el foco de noticias sigue siendo malo, no habrá ningún soporte que aguante nuestro mercado", comentó un analista en la Ciudad de México.

En Buenos Aires, el índice Merval de la Bolsa argentina perdía un 7.78%, a 1,774.97 puntos, mientras el peso argentino se desvalorizaba un 0.24% en el mercado interbancario, a 3.1575/3.16 unidades por dólar.

La deuda argentina también perdía un 4% en promedio, con el mayor impacto en el bono "Disc" en pesos, que bajaba un 5.25% antes del mediodía en el mercado extrabursátil.

 "El escenario internacional es preocupante y no encuentra por ahora un dique de contención a corto plazo. Por lo tanto, de no aparecer noticias de algún grado de apoyo al sector crediticio, la tendencia negativa se profundizará", dijo en Buenos Aires el director de la consultora Argentine Research, Rafael Ber.

En Brasil, el índice Bovespa de la Bolsa de Valores de Sao Paulo, la mayor de América Latina, se despeñaba un 5.96% a 46,348.19 puntos.

La moneda brasileña, el real, perdía un 3.74%, a 2.105/2.107 unidades por dólar, tras depreciarse un 2.2% el miércoles.

El Tesoro de Brasil canceló en tanto dos subastas de bonos de tasa fija previstas para el jueves, "en vista de las condiciones vigentes en el mercado financiero".

En Chile, el índice selectivo IPSA de la Bolsa de Comercio de Santiago perdía un 5.6%, a 2,911.5 puntos, su peor nivel desde los primeros días de abril. El peso chileno caía un 1.1%, a 528.4/528.7 unidades por dólar.

El peso colombiano caía un 6.4%, a 2.173 por dólar, su mayor baja desde que en 1998 el banco central dejo flotar libremente la moneda. La Bolsa de Valores de Colombia, en tanto, se desplomaba un 5.9%, a 9,838.3506 puntos.

Los títulos de deuda colombiana TES con maduración en julio del 2020 bajaban hasta el equivalente a un rendimiento de un 10.489%, frente al cierre del miércoles de 10.235%.

A pesar de este escenario, algunos analistas dijeron que la región está mejor preparada que cuando ocurrieron otras crisis.

"América Latina está mejor preparada para resistir los choques externos, una vez que la región implementó cambios estructurales para fortalecer los fundamentos económicos", afirmó la calificadora de riesgos Moody's.

Por su parte, Standard & Poor's dijo que las entidades corporativas, bancarias y de seguros de la región tiene una exposición "insignificante" a los instrumentos financieros relacionados con los créditos hipotecarios de alto riesgo de Estados Unidos, los llamados "subprime".

 Mientras, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson dijo que las turbulencias se sentirían en el crecimiento estadounidense, pero que el sistema financiero y la economía estaban lo suficientemente fuertes para soportar sin padecer una recesión.

 

Ahora ve
No te pierdas