Chile goza buena salud económica

Ante los vaivenes externos, el país latinoamericano está preparado para resistir, dijo un minis el gobierno ha calculado un crecimiento del PIB de 5.8% para este año.
SANTIAGO (CNN) -

Chile goza de buena salud económica y está preparado, como nunca antes, para resistir las turbulencias financieras externas, por lo que el crecimiento de este año sigue el camino proyectado, dijo el ministro de Hacienda, Andrés Velasco.

El ministro dijo en una entrevista publicada el domingo por el diario local La Tercera que los efectos en Chile de los vaivenes internacionales debieran ser acotados y limitarse a lo financiero, tal como ocurrió esta semana con el desplome de Wall Street y de las plazas regionales, incluida la local.

Así, Velasco aseguró que no hay factores de riesgo en Chile que permitan pensar que las turbulencias externas se puedan traspasar a la economía real.

"Históricamente, cuando la economía mundial se resfría, a América Latina le da pulmonía. Chile muchas veces fue parte de ese contagio. Hoy en cambio, Chile puede que estornude, pero aparte de eso, hemos gozado y seguimos gozando de buena salud", dijo Velasco.

"No hay información hoy que lo lleve a uno a revisar las proyecciones de crecimiento. Ciertamente no para el 2007", agregó. El gobierno ha calculado un crecimiento del PIB de 5.8% para este año.

No obstante, si la crisis financiera y de liquidez se traspasará a la economía mundial con un menor crecimiento, Chile cuenta con herramientas para aminorar su efecto, dada su condición de vocación exportadora y de ser uno de los países con más tratados de libre comercio.

"Cuando la economía mundial crece menos y disminuyen los flujos de capital hacia América Latina y Chile, esto eleva el tipo de cambio; un tipo de cambio más competitivo estimula las exportaciones y por lo tanto compensa el impacto que la demanda externa puede tener en el crecimiento", dijo Velasco.

El segundo instrumento contracíclico es la política fiscal en Chile, que cuenta con una regla de superávit estructural, que apunta a gastar más en período de vacas flacas, pero que exige ahorrar cuando la economía local y mundial marcha bien.

"En los primeros años de esta década, donde la economía mundial anduvo bastante lenta, la regla de balance estructural permitió que en Chile no cayera el gasto público. En años más recientes, en que la economía mundial andaba mucho más acelerada, el balance estructural actuó como un amortiguador en la otra dirección", dijo Velasco.

"Así como tenemos una serie de defensas frente a las fluctuaciones financieras, también tenemos instrumentos que nos permiten aminorar el impacto de cambios en el crecimiento global", agregó.

Ahora ve
No te pierdas