Sin reforma, México mediocre: Moody's

La firma consultora afirma la necesidad de aprobar la reforma fiscal para aumentar la inversión prevé que será discutida en septiembre, pero advierte la necesidad de una segunda fase.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La reforma fiscal es uno de los cambios estructurales más importantes que ayudarían a México a incrementar su capacidad de crecimiento económico y aunque la propuesta tributaria de la Secretaría de Hacienda no es suficiente, permitiría revalorar la confianza de los inversionistas en el país, afirmó la firma de consultoría Moody´s Economy.com.

“En un escenario macroeconómico inercial, sin cambios estructurales, la economía mexicana estaría condenada a un crecimiento mediocre de solo 3.5% en el mejor de los casos”dijo Moody’s en un reporte elaborado por su economista en jefe para América Latina, Alfredo Coutiño.

México tiene uno de los sistemas fiscales más débiles de la región, incluso por debajo de la mayoría de los países centroamericanos, con ingresos tributarios equivalentes al 10% del Producto Interno Bruto.

 “A pesar de que la ganancia fiscal de la propuesta de reforma fiscal del presidente Felipe Calderon es mínima, su contribución en el atractivo-país sería de proporciones significativas ante los ojos de los inversionistas extranjeros. Ciertamente, la ganancia principal estaría en el efecto psicológico que produciría”, dijo Coutiño.

La propuesta fiscal incluye la creación de tres nuevos impuestos que generarían ingresos adicionales del 2.8% del PIB para el año 2012 que únicamente generaría los  requerimientos mínimos de ingreso.

“Los ingresos generados únicamente cubrirían los requerimientos gubernamentales ya existentes, de tal manera que las cuentas fiscales se mantengan en orden en los próximos seis años. Por lo tanto, México necesitaría de una segunda ronda de reforma fiscal”, indicó.

Destacó que la aprobación de una reforma fiscal representaría un paso importante en la modernización fiscal, pero también constituiría un enorme avance de madurez política y de la capacidad del país para lograr consenso en torno a la prosperidad económica. Bajo este escenario de aprobación, altamente probable, podemos anticipar un periodo de euforia tanto en el mercado bursátil como en el cambiario y el financiero durante septiembre, o posiblemente antes.

Ahora ve
No te pierdas