México, descartado de crisis hipotecaria

El IMEF sugirió poner atención en el aumento de la cartera vencida en el crédito al consumo; ningún país está exento de riesgos, por lo que la volatilidad afectará a la economía nacional.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Aunque México está exento de sufrir una crisis hipotecaria, similar a la de Estados Unidos, debido a la prudencia de la banca en el otorgamiento de crédito, se debe poner atención en el aumento de la cartera vencida en el financiamiento al consumo, señaló el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

El presidente nacional del IMEF, Sergio Ruíz Olloqui-Vargas, resaltó que el financiamiento hipotecario cuenta con tasas fijas, seguro de desempleo, certidumbre macroeconómica e incentivos para el pago, con lo cual se descarta una crisis como la de 1994.

Sin embargo, creció la morosidad en el financiamiento al consumo, pues se flexibilizó su otorgamiento, no en el caso hipotecario, lo que debe ser un signo de alerta.

En entrevista el directivo indicó que aunque todavía no hay focos rojos en este rubro, la banca debe reflexionar, pues si no se analiza la capacidad de pago del deudor habrá riesgos.

Ruíz Olloqui-Vargas reconoció que México resultará afectado por la crisis hipotecaria de Estados Unidos, pues en un mundo globalizado ningún país está exento de riesgos.

Explicó que la volatilidad provocada por esta situación en los mercados internacionales contaminó al mercado bursátil mexicano, que registra importantes pérdidas, mientras que el peso se depreció y las tasas de interés aumentaron.

Esto a final de cuentas afectará el nivel riesgo-país de México, pues incluso ya rebasó los 100 puntos base. "La crisis sí afectará a México, al menos en el mediano plazo, no podemos ser ajenos al panorama internacional", reiteró.

El presidente destacó que el sistema financiero nacional muestra fortaleza y hasta ahora, el daño no es severo en comparación con otros mercados. Incluso, dijo, el hecho de que el Banco de México no haya actuado de forma agresiva es una buena señal.

Pero no hay que ser triunfalistas ni cantar victoria, sino por el contrario, preparar las condiciones para que México sea más competitivo y cuente con bases sólidas para enfrentar de mejor manera los choques externos, dijo.

Ahora ve
No te pierdas