China eleva sus tasas de interés

Las tasas de depósitos subiràn 27 puntos base, anunció el banco central del país asiático; el aumento busca controlar el crecimiento del crédito y estabilizar las expectativas inflaciona

China subió el martes sus tasas de interés por cuarta vez en el año para estabilizar la inflación, después de que los precios al consumidor se elevaran en julio al ritmo más veloz en más de una década.

El Banco Popular de China (BPC) dijo que incrementará en 27 puntos básicos la tasa que pagan los bancos por los depósitos a un año, a 3.60%, y también subirá la tasa para los préstamos en 18 puntos al 7.02% desde 6.84%.

Los incrementos entrarán en vigor el miércoles.

El banco central dijo que el incremento apunta a "controlar razonablemente el crecimiento del crédito y a estabilizar las expectativas inflacionarias".

Si bien el momento del anuncio fue sorpresivo, la acción en sí misma ya estaba prevista, pese a las turbulencias de los mercados globales que llevaron a la Reserva Federal de Estados Unidos a rebajar su tasa de descuento y reflejar la perspectiva de una reducción de la tasa de sus fondos federales.

"El BPC está preocupado por la caída de las tasas de interés reales, que alienta la salida de fondos de los depósitos hacia las acciones. No creemos que esto sea una respuesta al crecimiento económico fuerte", dijo Ben Simpfendorfer, economista de Royal Bank of Scotland en Hong Kong.

La mayoría de los economistas había proyectado un alza de la tasa de interés en China, tanto para anclar las expectativas de inflación como para reducir el incentivo a que los ahorradores saquen su dinero de los bancos para invertir en el auge de la Bolsa.

Pese a la subida anunciada el martes, las tasas de interés reales para los depósitos en China siguen en terreno negativo.

Si bien la economía se expandió un 11.9% en el segundo trimestre comparado con el mismo periodo del 2006, Lin Songli, analista de Guosen Securities en Pekín, coincidió en que, al subir las tasas para los préstamos en menor magnitud que para los depósitos, el banco central sugiere que no tiene la intención principal de frenar el ritmo de crecimiento.

"La medida apunta más que nada a la inflación, y las autoridades podrían haber alcanzado un consenso de que el crecimiento de la inversión no es un problema grande ahora", dijo Lin.

Los precios al consumidor subieron un 5.6% anual en julio, el ritmo más rápido desde inicios de 1997, debido a un incremento en el costo de la carne de cerdo, los huevos y otros alimentos.

Aunque la inflación sin tener en cuenta los alimentos se moderó a 0.9% en el año a julio, los funcionarios temen que las alzas en los precios de los comestibles se extiendan al resto de la economía.

Los diarios chinos vienen dando un amplio despliegue al aumento de precios en un país donde en el pasado la inflación generó protestas sociales.

"La inflación en China se debe mayormente a factores por el lado de la oferta, por ejemplo, los precios de los alimentos, que no se ven impactados directamente por la decisión de política monetaria. Pero en el sentido de que podría causar un alza en las expectativas inflacionarias, es bastante prudente que las autoridades actúen", dijo Dwyfor Evans, economista de State Street Global Advisors en Londres.

"Este no es el fin del ajuste, pero dependerá de cómo evolucione la inflación", agregó.

Ahora ve
No te pierdas