Casa Blanca impulsa tratados comerciales

EU renovará su campaña para lograr la ratificación del TLC con Perú, Panamá y Colombia; los demócratas acordaron con Bush apoyar los convenios comerciales bajo ciertas condiciones.
WASHINGTON (CNN) -

La Casa Blanca reanudará la próxima semana su campaña para superar la resistencia de muchos demócratas en el Congreso e impulsar la ratificación de los tratados comerciales con Perú, Panamá y Colombia, dijeron este miércoles funcionarios estadounidenses y fuentes diplomáticas.

Las partes involucradas esperan que tras el regreso del receso veraniego la semana que viene, los legisladores consideren en primer lugar el tratado negociado con Perú, mediante la realización de una audiencia y una votación simulada en las primeras semanas de septiembre.

"Vamos a buscar impulsar los tratados con Perú, Panamá, Colombia y Corea del Sur", dijo este miércoles Gretchen Hamel, portavoz de la Oficina de la Representante Comercial estadounidense (USTR por sus siglas en inglés).

"Esperamos que el Congreso actúe en el tratado de Perú en septiembre", agregó.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Carlos Gutiérrez, el influyente senador republicano Charles Grassley, además de funcionarios del USTR, empezarán el cabildeo con una presentación en el Congreso el próximo jueves para defender esos acuerdos.

En la semana siguiente, Gutiérrez liderará una delegación de legisladores que viajarán a Panamá, Perú y Colombia, llevando el mismo mensaje, dijo la portavoz.

Los demócratas, que controlan el Congreso desde enero, tienen más reparos sobre los beneficios del comercio internacional que los republicanos, además de ser muy próximos a los sindicatos.

Después de intensas negociaciones, los demócratas llegaron en mayo a un acuerdo con el Gobierno del republicano George W. Bush para apoyar los tratados, al exigir el refuerzo de normas laborales y de medio ambiente en el texto de los acuerdos.

Las agendas fueron rápidamente aprobadas por el Congreso peruano e incorporadas al tratado con Panamá, pero entonces los demócratas volvieron a exigir que esas normas sean implementadas en la legislación local de los dos países antes de que puedan dar su apoyo final a los acuerdos.

En relación a Colombia, los demócratas postergaron la aprobación del tratado por preocupaciones sobre lo que consideran la impunidad en el país andino, azotado por un conflicto armado desde hace décadas.

Muchos demócratas demandan que Colombia haga más para alejarse de la influencia de grupos paramilitares de ultraderecha, para mejorar el respeto a los derechos humanos y llevar a la justicia los responsables de crímenes contra sindicalistas.

Gutiérrez incluyó a Colombia en su agenda y tiene planeado que la delegación visite la ciudad de Medellín el 14 y 15 de septiembre, dijo una fuente diplomática colombiana.

En el caso de Perú, sigue pendiente la aprobación de decretos por parte del presidente Alan García para reforzar la protección a sindicalistas y otras medidas, acordadas durante la visita de dos importantes legisladores demócratas a Lima a principios de agosto.

Aún no está claro cómo avanzaría el tema en Perú después de que un fuerte terremoto sacudió al país hace dos semanas y concentró la atención de las autoridades en la ayuda a las víctimas del desastre.

Analistas dicen que Washington mandaría el mensaje equivocado a sus aliados en América Latina si los tratados no fueran aprobados, justamente en una región donde los estadounidenses ven con preocupación la creciente influencia del presidente venezolano Hugo Chávez, un crítico feroz de las políticas de la Casa Blanca.

Los tres países latinoamericanos consideran que los tratados serán beneficiosos para sus economías al atraer inversiones de largo plazo y crear empleos de buena calidad.

 

Ahora ve
No te pierdas