Gran Bretaña para exportación de carne

El Reino intenta contener el brote de fiebre aftosa detectada en una granja al oeste de Londres detienen las exportaciones de animales vivos, así como carne y productos lácteos de la zona afe

Gran Bretaña actuó con rapidez el sábado y aisló una granja situada al oeste de Londres para contener un brote de fiebre aftosa, una enfermedad altamente contagiosa que hace seis años afectó seriamente a granjeros y al turismo rural.

El primer ministro, Gordon Brown, interrumpió sus vacaciones para regresar a Londres y presidir una reunión de emergencia junto a sus ministros.

La Comisión Europea anunció que prohibió todas las exportaciones de animales vivos del Reino Unido, así como la carne y productos lácteos de la zona afectada. Podría haber más restricciones después de una reunión de expertos veterinarios de la UE prevista para el miércoles.

Estados Unidos, que ya tiene restricciones sobre las importaciones de vacuno y ovejas de Gran Bretaña debido a otros temores sanitarios, dijo que también prohibiría el ingreso de cerdos y productos derivados de la carne de puerco.

Con la intención de no repetir la criticada respuesta del Gobierno a la crisis del 2001, Brown afirmó que funcionarios trabajarían "día y noche" para controlar el brote descubierto el viernes en una pequeña manada de animales.

Las autoridades establecieron un radio de exclusión de tres kilómetros en la zona afectada y otro más amplio de diez kilómetros en torno a la granja infectada del condado de Surrey, que estará bajo vigilancia.

Dentro de esa zona se encuentra un laboratorio que está siendo utilizado por el Instituto de Salud Animal para examinar las muestras de fiebre aftosa.

Las autoridades prohibieron el traslado de los cerdos, ovejas y ganado vacuno en todo el país como medida de precaución.

La jefa del área veterinaria de Gran Bretaña, Debby Reynolds, dijo que los científicos aún no han identificado la cepa exacta de la fiebre aftosa pero que es demasiado pronto para afirmar si la enfermedad puede ser contenida en sólo una granja.

Sostuvo que los reportes de otras infecciones de fiebre aftosa estaban siendo indagados pero no detalló cuántos eran ni dónde se pudieron haber producido.

"Sólo han pasado 24 horas de la enfermedad de fiebre aftosa en el 2007. Es demasiado pronto para decir cuál es el posible alcance de propagación del virus", declaró Reynolds en una conferencia de prensa.

Pese a las medidas preventivas, Irlanda anunció que prohibiría la importación de carne, ganado y leche no pasteurizada británicos, y dijo que tampoco exportaría animales vivos a Gran Bretaña.

Dependiendo de lo que duren las prohibiciones, el impacto sobre la agricultura británica podría ser significativo. Expertos de la industria opinan que las exportaciones británicas de ganado y carne se sitúan en torno a 15 millones de libras esterlinas (30 millones de dólares) a la semana.

Durante el brote del 2001 fueron sacrificados más de 6 millones de animales, muchos de ellos fueron incinerados en grandes fogatas.

El costo total para la agricultura y el turismo rural tras el brote que duró semanas se calculó en 8.5 millones de libras esterlinas (aproximadamente 17 millones de dólares) y el predecesor de Brown, Tony Blair, fue objeto de duras críticas por su manejo de la crisis.

Ahora ve
No te pierdas