Bancos centrales, atentos a la inflación

Las turbulencias en los mercados accionarios no representan una preocupación actual para los ba sin embargo, concentrarán sus miradas en ajustes en las tasas de interés para nivelar la inflac
FRANCFORT (CNN) -

La inflación, no las turbulencias del mercado, es la principal preocupación para los bancos centrales en todo el mundo, desde la Reserva Federal estadounidense al Banco Popular de China.

Una serie de comentarios de las últimas 24 horas ha dejado en claro que los organismos monetarios no están cerca de adoptar una postura monetaria más flexible para aliviar el ajuste de los mercados de crédito, que está elevando el costo del financiamiento.

"Los bancos centrales no han tomado una postura intervencionista ante la reciente volatilidad del mercado. No hay margen para un rescate", dijo Lena Komileva, una economista de la firma de corretaje Tullett Prebon.

"Esto refleja una opinión general compartida, de que la reciente volatilidad representa un reajuste de las primas de riesgo que se debía desde hace tiempo, para reducir la adopción de riesgos excesivos", agregó.

La Fed tomó el liderazgo esta semana cuando dijo el martes que si bien se han incrementado los riesgos a la baja para la economía, probablemente continúe el crecimiento moderado, y su "preocupación predominante (...) sigue siendo el riesgo de que la inflación no se modere como se espera".

A la Fed le siguió el Banco de la Reserva de Australia, que el miércoles subió su tasa de interés a un récord en 10 años de 6.5%, mientras que el Banco Popular de China alertó que están en alza los riesgos de inflación.

En tanto, el reporte de inflación del Banco de Inglaterra también mostró el miércoles que se necesitaría un nuevo ajuste de tasas de interés para colocar a la inflación en línea con las metas.

El gobernador del banco, Mervyn King, dijo que la subida del costo del crédito en Inglaterra es un "acontecimiento bienvenido".

La semana pasada, el Banco Central Europeo había fijado el tono, cuando el presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet, señaló que el organismo probablemente suba las tasas en septiembre, condenó a la inflación como una "droga" peligrosa y describió los movimientos del crédito como una "normalización".

Incluso en Japón, donde el deflactor del Producto Interno Bruto, una medida de la inflación, continuaría plano en el 2007/2008 según las previsiones, el gobierno ha dicho que los precios subirán.

El gobernador del Banco de Japón, Toshihiko Fukui, advirtió el lunes que un ritmo de alzas de tasas demasiado lento podría causar problemas.

Los problemas en el mercado hipotecario de baja calificación en Estados Unidos, conocido en inglés como el segmento "subprime", han pesado sobre los mercados de crédito y acciones de todo el mundo.

El miércoles, más temprano, los mercados globales de acciones estaban en niveles que representaban una baja de más de 5% desde sus máximos del 2007, y los diferenciales del crédito corporativo, una medida del costo del financiamiento, habían subido más de 110 puntos básicos desde el inicio del ajuste del crédito.

La situación también es diferente del periodo 2000-2002, cuando el estallido de la burbuja de las empresas puntocom condujo a la Fed en particular a rebajar las tasas de interés para amortiguar la caída.

Ahora, se proyecta que el crecimiento global siga fuerte. Por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó hace dos semanas que la economía global se expandiría un 5.2% este año y el próximo, más rápido de lo que había previsto antes de las turbulencias del mercado.

El fuerte crecimiento global implica que los bancos centrales enfrentan una amplia variedad de presiones inflacionarias, desde el aumento de los precios del petróleo y las materias primas, hasta la escasez de trabajo calificado.

"Comparado con el inicio de esta década, existe una sensación de que los bancos centrales están menos preparados para actuar preventivamente" ante los problemas de los mercados, dijo Komileva.

"El ciclo económico mundial está mucho más integrado y la Fed, el BCE y el Banco de Inglaterra enfrentan límites de capacidad en la economía mundial, además de varios grados de ajuste en sus economías domésticas", agregó.

Ahora ve
No te pierdas