10 promesas de la reforma fiscal

Las tasas de interés serían más bajas, el dólar costaría menos y las tarifas de luz se reducirí el gobierno presentó su paquete económico de 2008 y ofreció beneficios si se vota la reforma fi
Armando Talamantes
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A cambio de un nuevo impuesto empresarial, un gravamen extra a las gasolinas y una serie de cobros tributarios para 2008, el gobierno de Felipe Calderón prometió un mejor entorno económico para familias y empresas, así como un mayor gasto productivo.

La Secretaría de Hacienda envió el sábado pasado al Congreso su propuesta de proyecto económico para 2008, la cual será analizada y modificada por los legisladores durante los siguientes tres meses.

El proyecto gubernamental entregado en San Lázaro no contempla los ingresos adicionales que daría una eventual reforma fiscal, pero el gobierno busca para el próximo año una nueva Contribución Empresarial Tasa Única (CETU) de 16%, y también propuso un impuesto a las gasolinas, que los diputados han proyectado en una tasa que gradualmente alcanzaría el 5.5%.

Ninguna de las propuestas fiscales del Ejecutivo ha alcanzado todavía un completo consenso entre los legisladores, pero Hacienda dibujó un escenario positivo si sus iniciativas son aprobadas.

 

1.- Mayor crecimiento económico.

El Producto Interno Bruto (PIB) de México crecería 3.5% en 2008 sin las reformas fiscales, pero la expansión sería mayor y alcanzaría una tasa de 3.7% si las propuestas son aprobadas.

“La aprobación de la propuesta de reforma hacendaria (…) llevaría a un crecimiento económico más elevado y a una mayor creación de empleos debido a un aumento importante en la inversión pública en infraestructura” así como mayores inversiones del sector privado generadas gracias a un entorno favorable, indicó Hacienda en su proyecto.

 

2.-Menores tasas de interés.

Los CETES a 28 días (tasa líder) promediarían durante el año un 7.2% sin la reforma fiscal y, en cambio, bajarían a 7.0% si la reforma tributaria es aprobada. La tasa real acumulada durante el año sería de 4.3% sin reforma y de 4.1% si los cambios fueran aprobados.

 

3.- Riesgo País más bajo.

La mejora en la situación fiscal del país repercutiría positivamente en la forma cómo las calificadoras e inversionistas ven la exposición de México al riesgo. Menores tasas de interés y un riesgo país más bajo reducirían eventualmente el costo del endeudamiento de personas y empresas.

“El fortalecimiento estructural de las finanzas públicas se traduciría en menores tasas de interés y en un riesgo país más bajo”, dijo Hacienda, aunque no pronosticó en cuánto podría reducirse el riesgo país.

El riesgo país de México, medido a través del Índice de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI+) de J.P. Morgan, se ubicó en 119 puntos base este 7 de septiembre.

 

4.- Menos pesos por dólar.

Una mayor solidez de las finanzas públicas y un mejor entorno económico significaría una menor depreciación del peso en los mercados cambiarios. Sin la reforma fiscal, el gobierno vaticina una paridad promedio peso-dólar de 11.30 durante el siguiente año, pero con la reforma fiscal, el tipo de cambio promedio en 2008 sería de 11.20 pesos por billete verde.

 

5.- Disminución de tarifas eléctricas.

Todavía no se ha especificado a detalle cómo y a quiénes beneficiaría una eventual reducción en las tarifas eléctricas, pero con la reforma fiscal, el gobierno promete un gasto adicional de 7,443 millones de pesos destinado a subsidios para la energía eléctrica.

 

6.- Mayores ingresos tributarios; menos dependencia petrolera.

La reforma fiscal podría generar en 2008 ingresos adicionales por unos 115 mil de millones de pesos, monto equivalente al 1.1% del PIB. De esos recursos nuevos, 70% serían asignados a la Federación (80 mil millones de pesos) y 30% a las entidades (35 mil millones de pesos).

El incremento de ingresos a través de fuentes tributarias disminuiría la dependencia de las arcas públicas al volátil precio del petróleo. (Hacienda calculó para 2008 un precio promedio de la mezcla mexicana de crudo de 46.6 dólares por barril, produciendo 3 millones 140 mil barriles diarios y exportando al día 1 millón 678 mil barriles).

“De materializarse un nivel de ingresos como el estimado, en 2008 se observaría el nivel histórico más elevado de los ingresos tributarios no petroleros como porcentaje del PIB en al menos los últimos 30 años y éstos aumentarían su participación dentro de los ingresos totales”, indicó Hacienda.

 

7.- Impulso a infraestructura, comunicaciones, agua y energía.

Si el gobierno cuenta con recursos adicionales derivados de la reforma fiscal, promete encauzar 76.7% de ese nuevo dinero a proyectos que fomenten la competitividad y la creación de empleos.

A planes de infraestructura destinaría 53,881.5 millones de pesos, a comunicaciones y transportes otros 16,483.3 millones de pesos, a proyectos relativos a agua otros 8,178 millones de pesos y a planes de energía otros 29,220.2 millones de pesos.

 

8.- Infraestructura hospitalaria e IMSS.

Con más dinero fruto de las nuevas contribuciones fiscales, el gobierno promete destinar a infraestructura hospitalaria unos 3,589.4 millones de pesos, así como otros 4,089.4 millones de pesos al fortalecimiento del Instituto Mexicano del Seguro Social.

 

9.-Combate a marginación e inseguridad.

De acuerdo con la propuesta de asignación de recursos provenientes de la reforma fiscal, el gobierno calderonista destinaría al apoyo de municipios con elevados niveles de marginación un total de 3,000 millones de pesos, y para mejorar la seguridad pública municipal otros 3,589 millones de pesos.

 

10.- Cobertura educativa

Las promesas del gobierno si los legisladores aprueban la reforma fiscal contemplan aumentar la cobertura en educación media superior y superior en 4,407.3 millones de pesos.

Para consultar el paquete económico completo propuesto por el gobierno, dé clic aquí.

 

 

 

Ahora ve
No te pierdas