CE fomenta la competencia energética

Europa adoptó legislaciones que promueven la eficiencia energética y el abastecimiento competit los consumidores podrán elegir la empresa más conveniente a sus necesidades y a precios justos.

La Comisión Europea (CE) adoptó hoy un tercer paquete de propuestas legislativas dirigidas a mejorar el mercado interior de la energía y garantizar una capacidad real y efectiva de elegir proveedor y ventajas para cada ciudadano europeo.

Las propuestas del órgano ejecutivo de la Unión Europea (UE) dan prioridad a la capacidad de elección de los consumidores a precios más justos, una energía más limpia y seguridad del abasto.

El paquete promueve la eficiencia energética y velar porque las empresas más pequeñas, que inviertan en energía renovable, puedan acceder al mercado de la energía.

El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, explicó en rueda de prensa que "hay que acabar con los precios energéticos por código postal", en referencia a la diferencia de precios según el país de la UE, y apostó por "un mercado real y no 27 mercados menores".

Durao Barroso señaló que "un mercado interior de la energía abierto y justo es esencial para que la UE pueda hacer frente a los retos del cambio climático, la dependencia creciente de importaciones y la competitividad mundial"

"Se trata de conseguir un mejor trato para los consumidores y las empresas y de cerciorarse de que las empresas de terceros países cumplen nuestras normas", agregó el presidente comunitario.

El comisario de Energía, Andris Piebalgs, afirmó que "la UE tiene que tomar ahora las medidas necesarias para que todos sus ciudadanos puedan elegir a sus propios proveedores y estar seguros de recibir el mejor trato".

La comisaria de Competencia, Neelie Kroes, quien también participó en la elaboración de este paquete, se pronunció en los mismos términos al señalar que "las propuestas de hoy facilitarían esas ventajas" para las consumidores.

Entre las normas que se proponen, figuran la separación entre las redes de transmisión y la producción y suministro, ya que la propiedad y gestión de las redes debe disociarse.

Ello daría paso a que la explotación de la red eléctrica y gas se separe de las actividades de suministro y producción.

El paquete garantizará que las empresas de terceros países que deseen adquirir una participación significativa en una red de la UE o incluso hacerse con el control de una de estas cumpla con los mismos requisitos de disociación que las empresas comunitarias.

También propone crear una agencia de cooperación de los reguladores nacionales de la energía, con poderes de decisión vinculantes, que complemente a las autoridades reguladoras nacionales, lo que garantizará un tratamiento adecuado de los asuntos transfronterizos.

En cuanto a la eficacia de las autoridades reguladoras nacionales, la CE propone medidas para consolidar y garantizar la independencia de las autoridades reguladoras nacionales en los Estados miembros.

Las medidas en pro de la transparencia del mercado garantizarán la igualdad de acceso a la información, harán más transparente la fijación de precios, aumentarán la confianza en el mercado y contribuirán a prevenir la manipulación de éste.

En relación con la solidaridad, la CE señaló que prevé "que los Estados miembros tendrán más posibilidades de prestarse ayuda frente a las amenazas relacionadas con el abastecimiento energético".

Este paquete fue aprobado por el Consejo Europeo de marzo de 2007 y señalaba "la necesidad de que la UE elaborase una nueva política energética tendente a una economía más segura, sostenible y menos emisora de carbono en provecho de todos los ciudadanos".

Ahora ve
No te pierdas