El cacahuate está en crisis

México y Estados Unidos tendrán este año sus cosechas más bajas de los últimos 50 años; la escasez de maní pudiera disparar los precios del producto hasta los 25 pesos por kilo.
La producción de maní va en picada. (Dreamstime)  (Foto: )
Juliana Fregoso
CIUDAD DE MÉXICO (Excélsior) -

Este año, tanto Estados Unidos como México alcanzará sus cosechas más bajas de cacahuate en más de 50 años, lo que provocará una crisis en el sector no sólo por el lado de los productores, sino de la industria botanera, principalmente mexicana, ya que el 80% del maní que utilizan proviene del vecino país del norte, auguró Mayolo Medina, líder de los productores maní de la zona de Puebla.

Advierte que en ambos países solo existe maní para cubrir las demandas del mercado durante los meses de noviembre, diciembre y enero, es decir, las fiestas decembrinas, “pero después ya no va a haber”, situación que se reflejará en los precios pues de un promedio de 16.50 pesos en los que se vendía el kilo a principios de año, en los mercados ya se empieza a vender a 19 pesos y después de febrero el estimado es que rebase los 25.

“Ya no estamos firmando agricultura por contrato ni haciendo tratos con compradores porque no vamos a poderles surtir los pedidos, este año la cosecha (estimada en 68,000 toneladas) va a ser de apenas 20% lo que cosechamos hace cuatro años, ya preveíamos esta situación, pero las autoridades nunca nos han hecho caso”, argumentó Medina.

En el año 2000 México empleó 92,672 hectáreas para sembrar cacahuate, mientras que la cifra bajó a 45,671 hectáreas para el año anterior, y para este año se proyecta una superficie de 45,500 hectáreas, según datos de Datamart Agropecuario.

En el caso de México, Medina indicó que desde hace una década se ha registrado una fuerte migración de las zonas productoras de cacahuate como Puebla, Sinaloa, Chiapas y Oaxaca, que sumado al bajo precio que durante años tuvo el producto y la falta de apoyos oficiales para sembrar y las importaciones, tienen la actividad a punto de desparecer.

“Nosotros tampoco tenemos cacahuate, no sabemos que vamos a hacer, necesitamos apoyos y que se meta tecnología, sabemos que no es un producto de primera necesidad, pero es una industria importante”, dice por su parte Arturo Cruz Montesinos, productor de Chiapas.

Por si fuera poco, en los últimos cinco años las plantas de cacahuate empezaron a desarrollar un hongo que disminuyó la producción por planta de 150 a 70 cacahuates, pero por falta de recursos para investigación, hasta ahora no se sabe qué es.

Mientras tanto, en Estados Unidos “el consenso general es que la producción de maní este año sería similar a la producción del año 1980 o 1954. En otros términos, la peor producción de maní en años”, dice el diagnóstico del USDA.

En el estado de Georgia, el principal productor, la contratación temprana de maní marcó un incremento de 50 dólares la tonelada corta respecto al año anterior, para quedar en 415 dólares la tonelada. Sin embargo, este nivel de precio no fue lo suficientemente atractivo como para que los granjeros extendieran la superficie de siembra que será de 202,350 hectáreas, 14% menos que el año pasado y para el año entrante en lugar de cacahuate buscan sembrar maíz y soya.

En general, el año próximo el área proyectada se reduciría en más de 182,000 hectáreas respecto a las 670,580 hectáreas que usualmente se destinan a este cultivo.

Rey de chocolate, sin nariz de cacahuate

En los últimos dos años México sembró la superficie más baja de cacahuate en la historia, lo que se reflejara en los mercados, pues a partir de febrero del 2008 se espera una escasez tanto en nuestro país como en Estados Unidos.

Ahora ve
No te pierdas