El biodiesel llega a Wall Street

La industria de los carburantes empieza a descubrir las bondades del combustible ‘bio’; las empresas se suman al boom del biodiesel, cuya popularidad y producción no cesan de crecer.
El biodiesel puede ser manufacturado en grandes cantidades a
Katherine Ellison

Hace un año, John Neuhauser apareció en “Everything’s Cool”, un documental que intentaba formar conciencia del calentamiento global. Neuhauser producía su propio biodiesel de la grasa que recogía de los restaurantes y modificaba sus vehículos para que funcionaran con el biocombustible.

Hoy, ya no tiene que elaborar su propio carburante, sólo se dirige a Salt Lake City, donde se manufactura biodiesel de soja (o soya).

Desde el 2004, el mercado norteamericano de productos carburantes se ha duplicado cada año, y llegará a los 1,000 millones de dólares en 2007. El número de minoristas que ofrecen biocombustible ha crecido de 350 en el 2005 a más de 1,000 al día de hoy.

Un par de Ofertas Públicas de Adquisición en la industria del biodiesel están preparándose y las oportunidades abundan. “El biodiesel es la estrella de los combustibles” afirma Will Thurmond, autor del libro Biodiesel 2020: A Global Market Survey. “De Woodstock ha llegado a Wall Street” agrega.

Está claro por qué Wall Street dirige la mirada a este combustible biodegradable, el rendimiento del biodiesel es 30% más eficiente que la gasolina que, a su vez, es 30% más eficiente que el etanol.

Además, la mayoría del etanol producido en EU proviene de una sola materia prima -maíz- mientras que el biodiesel tiene muchas fuentes: el aceite de las semillas de soja y canola, la grasa de las frituras y la grasa de animales. Lo que significa que el mercado puede sobrellevar un alza en el precio de cualquier materia prima. La compañía biotecnológica Solazyme ha empezado, incluso, a elaborar biodiésel de algas genéticamente modificadas.

Mejor aún, el biodiesel puede ser manufacturado en grandes cantidades, a diferencia de otros combustibles como el hidrógeno. La producción total ha ascendido de 25 millones de galones en el 2004 a 250 millones el año pasado. Cerca de 100 nuevas plantas manufacturadoras están siendo construidas, sumándose a ellas la empresa petrolera Chevron, con su nueva planta en Texas.

El jugador más importante en el mercado del biodiesel es Renewable Energy Group (REG), filial de una cooperativa agrícola en Iowa que cuenta con 3,000 miembros. El 27% de la producción de biodiesel en EU proviene de REG que, gracias a sus relaciones con los agricultores de soja, promete incrementar su capacidad total a 340 millones de galones hacia finales del 2008.

La compañía vende el combustible de marca ‘SoyPower’ a través de una red nacional de gasolineras y será la primera empresa de biodiesel que cotice en Wall Street, habiendo presentado una OPA en julio. También la compañía Imperium Renewables está ponderando una oferta, la firma opera la planta más grande de biodiesel en EU y planea asociarse con los productores de canola.

Aún así, la industria está en pañales, pues sólo posee el 0.5% del mercado total de la gasolina diesel de EU. Por lo que habrá muchas oportunidades para empresas como REG e Imperium. Está, por ejemplo, la nueva empresa Fry-o-Diesel, que tiene en trámite la patente de un proceso que desarrolló para obtener combustible de la grasa de los restaurantes (cerca de 495 millones de galones de grasa se tiran cada año).

“Trabajamos con algo que es un contaminante, pero del cual se obtiene un combustible estupendo” afirma su propietaria Nadia Adawi, quien espera que los inversionistas se decidan para construir una planta en el 2008 de 3 millones de galones.

Adawi no está sola, en los últimos meses grandes corporativos se han subido al carro del biodiesel: el gigante petrolero ConocoPhillips se ha asociado con Tyson Foods para producir diesel de la grasa de animales; la empresa acerera U.S. Steel anunció también que usará una mezcla de biodiesel en su planta de Indiana; y la fabricante de alimentos energéticos Clif Bar ha empezado a subvencionar a los empleados que conduzcan autos con biodiesel.

La popularidad y la producción del biodiesel parecen imparables.

Ahora ve
No te pierdas