Energía: imprevisible historia de alzas

En la crisis petrolera de 1970, el barril costaba 50 dólares, hoy eso no alcanza ni para uno so en 2002 y en pleno invierno, Londres vendía su gas excedente, ahora lo importa y es mucho más c
Las demandas de China e India también influyen en las alzas

Los precios bajos de la energía son cosa del pasado. El barril de petróleo alcanzó un máximo histórico de más de 80 dólares, la competencia por el gas se está acelerando y con 100 dólares ya no se podrá comprarse una tonelada de carbón.

Durante el pánico generado por el embargo al petróleo árabe y las interrupciones en el suministro de comienzos de la década de 1970, el crudo aún costaba menos de 50 dólares el barril en dinero actual y se podían conseguir un par de barriles por menos de 100 dólares. Actualmente, 50 dólares no compran siquiera dos tercios de un barril y eso que los suministros están en un nivel relativamente saludable.

La firmeza de los mercados petroleros, impulsada por la creciente demanda de países en rápido crecimiento como China y la India, ha estado impulsando consigo otros costos energéticos.

"El petróleo es el líder del paquete", dijo Leo Drollas del Centro de Estudios Globales de la Energía, en Londres. "Los otros combustibles son influidos por él", agregó.

Hace diez años uno podía comprar al menos cinco toneladas de carbón por 100 dólares, una fuente de energía barata pero contaminante, que abastece las plantas de generación eléctrica y fábricas de todo el mundo.

Los compradores de carbón, quienes temen que los precios suban de cara al invierno boreal, pagaron hasta 102 dólares por apenas una tonelada previamente esta semana.

En algunos países, el gas todavía puede ser una ganga, especialmente en los meses del verano, pero los futuros del mismo también están subiendo en Europa, donde muchos contratos de suministro están vinculados con los precios del crudo.

"Actualmente hay una fuerza generalizada en el complejo energético global", dijo Damien Cox, analista senior de energía de John Hall Associates.

Competencia por los combustibles

Salvo que tengas tus propias reservas, no tener gas en un mercado cada vez más globalizado significa que hay que superar a la competencia o estrechar lazos con los vecinos gasíferos y esperar que no recorten los envíos o que se les terminen más rápido de lo esperado.

Gran Bretaña solía producir más gas en el Mar del Norte del que necesitaba y vendía el exceso a sus vecinos. En el 2002, aún en invierno cuando la demanda aumenta porque los británicos lo usan para calentarse, el gas sólo costaba de 20 a 30 peniques por 100,000 unidades térmicas británicas (BTU).

El gas ahora cuesta cerca de 44 peniques durante la temporada invernal en el mercado mayorista del Reino Unido, y hasta eso parece barato si se le compara con los dos inviernos previos, antes de que fueran puestos en funcionamiento nuevos gasoductos de importación para compensar la decreciente producción del país.

Igual pasa con el petróleo, mientras las reservas mundiales van en descenso, la lucha por encontrar un abastecedor confiable se ha dificultado. Aunque el peso del crudo en la economía global es menor desde los problemas de la década de 1970, los altos precios de la energía pueden impulsar la inflación.

Ahora ve
No te pierdas