Nuevos impuestos son inflacionarios

El IETU y los mayores gravámenes a los combustibles provocarán que la inflación llegue al 4%; analistas prevén además aumentos de precios internacionales de alimentos.
La inflación cada vez está más lejos de la meta de Banxico.  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Las presiones inflacionarias seguirán en México durante 2008, debido a la volatilidad internacional en los precios de los alimentos, así como por el impacto de los nuevos impuestos como a la gasolina y el IETU, anticiparon grupos financieros.

Los especialistas pronosticaron que la inflación general cerró 2007 en alrededor de 3.8 por ciento, dentro de la meta del Banco de México (Banxico), de 3.0 por ciento, más/menos un punto porcentual, pero advirtieron que para el presente año rondará en 4.0 por ciento.

Estimaron que los riesgos inflacionarios en 2008 provienen de los precios internacionales de alimentos y materias primas, así como por el efecto en los precios del aumento en las gasolinas y el alza en los costos fiscales por el Impuesto Empresarial a Tasa Unica (IETU).

El IETU entró en vigor hoy y aplicará una tasa gradual de 16.5 por ciento en 2008, 17.0 en 2009 y 17.5 por ciento a partir de 2010, en tanto, que a partir del 6 de enero y durante 28 meses habrá un aumento mensual de dos centavos por cada litro de gasolina Magna, 2.44 centavos para gasolina Premium UBA, y 1.66 centavos para diesel.

Grupo Financiero Banamex revisó al alza su pronóstico de inflación para 2008, de 3.5 a 4.0 por ciento, debido al impacto de la reforma fiscal, en particular por el impacto inflacionario del IETU, así como una mayor incidencia de los alimentos en los precios.

"El nuevo impuesto sobre la gasolina entrará en vigor al mismo tiempo que el IETU y coincidirá con nuevas presiones inflacionarias por parte de los precios del cemento y acero. Por tanto, el contexto no luce alentador en términos del escenario de balance de riesgos inflacionarios a inicios del 2008", añadió en un análisis.

A su vez, el Grupo Financiero BBVA Bancomer previó que los precios al consumidor en México cerraron en 3.7 por ciento en 2007, y anticipó que en la primera parte de 2008 las presiones inflacionarias se asociarán a choques de oferta y al potencial incremento de costos fiscales.

No obstante, la institución financiera estimó que los riesgos de alzas excesivas están acotadas en virtud una fase de menor crecimiento tanto en Estados Unidos y México.

Sin embargo, reconoció que los riesgos son elevados por lo que es conveniente monitorear indicios de contagios por el IETU, en particular sobre precios de servicios, y vigilar el comportamiento de expectativas de mediano plazo y salarios contractuales.

Por su parte, Grupo Financiero Santander pronosticó que en 2007 la inflación concluirá por debajo de 4.0 por ciento, y destacó que el Banxico reaccionó a las presiones de inflación, en buena medida asociadas a los costos de alimentos procesados derivados de la leche y productos de trigo.

Para 2008, coincidió, seguirán las presiones en la inflación tanto de posibles efectos de la reforma fiscal, en particular los nuevos impuestos y los incrementos a la gasolina y el diesel, así como de revisiones en el precio del transporte público en algunas ciudades del país.

Mientras que el Grupo Financiero Scotiabank proyectó que la inflación general en México cerró en 3.7 por ciento en 2007, y en este año que comienza podría ubicarse en 4.2 por ciento.

La institución financiera consideró que los resultados de inflación en 2008 serán especialmente relevantes porque mostrarán si el proceso general de formación de precios se está viendo afectado por los ajustes en precios específicos derivados de la reforma hacendaria, como el aumento en las gasolinas.

"Desde nuestro punto de vista parece bastante probable que los resultados de inflación de enero serán malos, ya que es de esperarse algunas correcciones en precios asociados a la gasolina, especialmente en lo que se refiere al transporte público urbano", agregó.

Ahora ve
No te pierdas