Bonificaciones encogen en Wall Street

Los ejecutivos del distrito financiero han visto una reducción del 5% en sus bonos; éste es un porcentaje más discreto que el pronosticado por la oficina del Contralor de Nueva Yo
Afores podrían invertir en Bonos ciudadanos de Pemex.(CNNMon  (Foto: )
David Ellis
NUEVA YORK -

En un año en que se esperaba que las bonificaciones a los empleados de Wall Street se redujeran, la gratificación en el 2007 a los profesionales de las finanzas se mantuvo muy holgada.

Según las cifras publicadas la semana anterior por la oficina del Contralor del Estado de Nueva York, las bonificaciones en Wall Steet cayeron sólo 4.7% el año pasado, quedando a una media de 180,420 dólares por empleado. Hace un año, la proyección de la industria era que las compañías financieras redujeran hasta un 10% sus gratificaciones.

El año anterior, los financieros de la ciudad de Nueva York cobraban bonificaciones récord por 33,900 millones de dólares. Este año, el fondo total de bonificaciones se redujo a 33,200 millones de dólares.

La cifra sorprende, pues se esperaba que este año fuera especialmente difícil para los empleados de Wall Street dado el reciente caos en el mercado, la crisis crediticia y el aumento en las contrataciones durante el año. Tan sólo en esta semana, las más poderosas firmas de Wall Street (incluyendo Merrill Lynch y Citigroup) reportaron espectaculares pérdidas por sus malas apuestas hipotecarias.

“La industria de los valores recompensó a los empleados que tuvieron un buen desempeño en el 2007, a pesar de que la crisis crediticia golpeara las ganancias” declaró el contralor neoyorquino Thomas DiNapoli.

Así, en lugar de imponer recortes a las excesivas bonificaciones luego de un año más bien trágico, las siete firmas financieras más importantes de Wall Street —Citi, Merrill, Bear Stearns, Goldman Sachs, Lehman Brothers y JPMorgan Chase—dedicaron una gran cantidad de sus ingresos a la compensación  de sus empleados.

Para compensarlos y, al mismo tiempo, retener al personal talentoso, las firmas han recurrido a la bonificación con acciones en lugar de dinero en efectivo. 

Aunque las bonificaciones son una práctica común en el mundo corporativo estadounidense, hay una enorme desigualdad entre las gratificaciones que las firmas conceden.

Goldman Sachs, entidad que ha salido bien librada de la crisis subprime, gastó el año pasado 20,200 mdd en salarios y gratificaciones para empleados, un aproximado de 661,400 dólares por persona.

Lehman Brothers, una entidad más modesta, desembolsó en el 2007 cerca de 332,600 dólares por empleado.

A nivel ejecutivo también hay grandes discrepancias entre las firmas: Lloyd Blankfein, presidente y CEO de Goldman Sachs, se llevó el año pasado a casa 68 mdd repartidos en acciones restringidas, opciones y efectivo. Convirtiéndose ésta en la máxima gratificación histórica concedida a un CEO de Wall Street.

John Mack y James Cayne, presidentes de Morgan Stanley y Bear Stearns respectivamente, optaron en cambio por renunciar a sus bonificaciones, luego de que sus firmar reportaran pérdidas en el 2007.

Las desigualdades en los bonos se extienden, igualmente, entre las diferentes divisiones de una compañía. Los empleados que trabajan en las áreas relacionadas a las hipotecas, por ejemplo, sufrirían la reducción más considerable en materia de gratificación; mientras que los banqueros de inversión gozarían de un aumento dado el ritmo frenético que vivió el primer semestre del 2007 en el rubro de fusiones y adquisiciones.

¿Qué sucederá con las bonificaciones del 2008? La respuesta es un misterio. Por ahora, las firmas financieras que componen el S&P 500 esperan este año un crecimiento del 26% en sus ingresos, pero los principales bancos y casas de corretaje en Estados Unidos están registrando menores ganancias en la primera mitad del 2008 comparadas con el año anterior.

Parece que las escasas señales de recuperación en los mercados crediticios y los indicadores de recesión anticipan otro año de gratificaciones reducidas para los cuellos blancos de Wall Street.

Ahora ve
No te pierdas