Moody’s cauteloso sobre México

La calificadora ve posibilidades de que el Gobierno calderonista logre una reforma energética; pero “no esperamos milagros” advirtió en entrevista Mauro Leos, economista de la firma.
Pemex requiere más recursos para aprovechar el potencial pet  (Foto: )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La llegada de Juan Camilo Mouriño a la Secretaría de Gobernación es un indicio favorable para las negociaciones de reformas indispensables para la economía mexicana, pero no garantizan un aumento en la calificación crediticia del país, advirtió Moody’s.

La calificadora de riesgo crediticio destacó que la cercanía de Mouriño con el presidente Felipe Calderón será un elemento básico para negociar con la oposición la reforma energética, uno de los tres cambios estructurales que la firma considera indispensables para el crecimiento económico de México. Las otras dos ansiadas reformas son la fiscal y laboral.

La firma considera indispensable saber quién liderará las negociaciones, si la Secretaría de Gobernación o la de Energía, es decir, si prevalecerá los aspectos políticos o económicos; y qué posición tomará el Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuyo voto es necesario en el Congreso para la aprobación de la reforma.

Basado en la experiencia de la reforma fiscal, Moody’s se muestra cautelosa sobre los resultados de una reforma energética porque aún con acuerdos, al momento de aprobarse en el Congreso no faltan los “madruguetes” como en la reforma tributaria, que terminó con un aumento de 2% en la recaudación, una cantidad “insuficiente” para resolver el problema de escasos ingresos fiscales en las arcas públicas.

“No esperamos un milagro o una gran reforma radical, sino que se inicie y se empiece a dar un cambio”, dijo Mauro Leos, director de riesgo soberano de Moody’s.

Al igual que en la reforma fiscal, para que se presente una reforma consensuada se espera que el Gobierno del presidente Calderón negocie de antemano los cambios legales con el PRI, ya que el PRD ha manifestado su rechazo a la reforma.

“No se prevé una reforma muy profunda o suficiente, no se aborda el principal tema que es la capitalización de Pemex, para que la paraestatal pueda salir adelante”, dijo por su parte el analista David Shields.

Pemex es una de las compañías petroleras más endeudadas del mundo con 538,000 millones de pesos a septiembre pasado, lo que de acuerdo a los expertos le impide modernizarse e invertir para aprovechar su potencial.

A la fecha las propuestas de reforma energética se han basado en la apertura a capital privado para la exploración y explotación de petróleo, que es el principal disenso entre el Gobierno y la oposición.

Moody’s destaca que para que México, con una calificación en la parte baja del grado de inversión (Baa1) y sus empresas mejoren sus notas y obtengan financiamiento más barato, serán necesarias reformas profundas porque las recientes han tenido un impacto favorable, pero no suficiente.

“México tiene rezagos muy amplios en energía, las decisiones de cambio que toman ahora llegarían a tener un impacto en cinco años, México está retrasado en varios temas y ahora quiere ponerse al corriente con un lastre”, dijo Leos en entrevista con CNNExpansión.com.

Las calificadoras ponen atención en el impacto que las reformas tengan en las finanzas de los Gobiernos, en que se eliminen presiones fiscales que pudieran llevar a un deterioro de los indicadores crediticios.

Ahora ve
No te pierdas