Efecto de la Fed es temporal

Los mercados suben pero el problema de la economía estadounidense es grave, indican analistas; se prevé un debilitamiento del dólar y fortalecimiento del peso.
Una reforma estructural en México podría detener la inercia
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La sorpresiva y considerable baja en las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed por sus siglas en inglés) es positiva, pero su efecto puede ser temporal, advirtieron analistas.

Si bien, México y el resto del mundo ganan porque se demuestra que la autoridad monetaria estadounidense es flexible para fortalecer su economía, también demuestra la magnitud de la desaceleración o la posible recesión.

“El efecto positivo podría ser sólo temporal y la alta volatilidad continuará, ya que el problema de Estados Unidos es grave”, dijo Luis Flores, analista de Ixe Casa de Bolsa.

Incluso se espera que haya recortes adicionales los que lograrían erradicar los miedos de la recesión.

La Fed decidió recortar este lunes sus tasa de interés en 75 puntos bases a 3.50% adelantándose a la reunión del 31 de enero con lo que cedió a las presiones de los mercados que el lunes registraron las peores caídas de los últimos años.

Con menores tasas de interés se espera que el dólar se deprecie aún más, mientras que el peso se fortalecerá.

El dólar spot se cotiza en 10.93 a la venta, frente a los 11.01 pesos en los que cerró ayer lunes.

Para México el efecto es positivo, porque cualquier avance en la economía del principal socio comercial puede mantener  e incrementar el flujo de mercancías, y por tanto la industria tendrá un mejor desempeño.

El Gobierno mexicano destacó en la víspera que con medidas como el desarrollo de infraestructura podrá sortear la desaceleración de Estados Unidos.

Sin embargo, el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, advirtió recientemente que reducirá el pronóstico de crecimiento de 3.7% con el que se hicieron los cálculos de recaudación que financiarán dicha infraestructura.

Lo que para analistas como Félix Boni de Scotia Bank significa un problema, si hay menos recaudación hay menos recursos para el desarrollo de los programas gubernamentales.

Pero para otros expertos el efecto es menor, debido a que México vive condiciones diferentes a las de otros periodos de crisis, con un consumo e inversión crecientes.

“Si podría afectar la recaudación aunque hay un cambio estructural en la reforma fiscal, no habrá un debilitamiento significativo y los precios del petróleo siguen altos”, dijo Rafael Camarena, analista económico de Santander.

Los inversionistas pondrán atención ahora a los resultados de la reunión de la Fed y la aprobación del programa fiscal de apoyo del presidente estadounidense George Bush, los datos de inflación en México, mientras que en el segundo semestre se podrá ver alguna reacción del Banco de México que podría reducir la tasa de fondeo una vez que las presiones sobre los precios se reduzcan, lo que también contribuiría a un mayor crecimiento.

Ahora ve
No te pierdas