Recesión en EU llega hasta el bolsillo

Los problemas económicos que atraviesa aquel país podrían afectar a deudores mexicanos; el impacto de la crisis estadounidense tendría efectos en México hasta por tres años.
La crisis en la economía de EU podría causar desempleo en Mé  (Foto: )
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los deudores de créditos al consumo en México podrían verse también impactados negativamente por los problemas económicos que atraviesa Estados Unidos (EU), ya que podrían perder sus empleos y verse imposibilitados para pagar o enfrentar mayores tasas de interés, advirtieron expertos.

“Al haber recesión en la economía norteamericana, pues ya no necesitas tantos trabajadores, entonces viene una oleada de regreso de trabajadores emigrados en nuestro país (…), lo cual abarata nuevamente los sueldos y salarios por el exceso de oferta”, advirtió el investigador de la Universidad Panamericana (UP), Mario Luis Cortés.

El problema es que al quedarse la gente sin trabajo puede empezar a incumplir en el pago de sus créditos hipotecarios, automotrices o de tarjeta de crédito.

“Si este impacto vía EU es lo suficientemente fuerte eso va a implicar la posibilidad de despidos, eso obviamente afecta el ingreso esperado de los consumidores comunes y corrientes y obviamente eso tendría que hacer que hubiera algún ajuste en su patrón de consumo tradicional”, advirtió por su parte el vicepresidente del Comité de Estudios Económicos del Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanzas (IMEF), Juan Pedro Treviño.

En el mismo sentido coincidió la directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey, Leticia Armenta.

“El hecho de que se reduzca la producción manufacturera en Estados Unidos se convierte en una menor demanda para los productos mexicanos y por tanto para las exportaciones”, alertó la experta.

Al cierre del tercer trimestre de 2007, los bancos habían otorgado 447,985.2 millones de pesos en créditos al consumo y registraron 25,087.1 millones de pesos en cartera vencida al consumo, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Cortés explicó que al empezar los deudores a incumplir sus pagos sí podría darse un alza en las tasas de interés, sobre todo de tarjetas de crédito de hasta unos 10 puntos porcentuales.

El investigador destacó que en 2006 el promedio de la deuda por tarjeta de crédito emitida era de 15,000 pesos y para el año pasado fue de 35,000 pesos.

“Los que tienen niveles de endeudamiento en créditos personales altos o que ya ahorita se consideren como niveles riesgosos pudieran incurrir en suspensión de pagos”, alertó Treviño.

El impacto de la desaceleración estadounidense en México podría experimentarse a lo largo de los próximos tres años, advirtió en entrevista por separado el catedrático de la Universidad Anáhuac del Sur, Rogelio Castillo.

“Posiblemente este efecto se pueda dejar sentir hasta en tres años o un poquito más aquí en México”, dijo.

 ¿Qué hacer?

Los expertos entrevistados recomendaron a quienes tienen créditos al consumo a evitar endeudarse más y pagar lo que deben lo más rápido posible.

“Tratar de liberar los créditos vía consumo lo antes posible y evitar caer en las tentaciones de las promociones de los meses sin intereses”, aconsejó Cortés.

En tanto que Castillo, sugirió a quienes adquieran créditos automotrices o hipotecarios optar por una tasa fija y en el caso de las tarjetas de crédito si no se puede pagar, intentar renegociar la deuda.

“Para aquellas personas que van a adquirir una nueva vivienda o un nuevo automóvil es probable que lo tengan que pensar dos veces antes de ello”, indicó.

Ahora ve
No te pierdas