Bernanke, a tomar las riendas

La última palabra sobre la reducción de las tasas es de la Fed, no de los mercados de valores; la institución ya ha prestado al mercado más de 70,000 mdd en subastas para amortizar la recesi
Bernanke, a demostrar quién manda. (AP)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

“Fue un día triste para Bernanke” me dijo un director de fondos de inversión en septiembre, el día después de que la Reserva Federal (Fed) recortara las tasas de interés en medio punto porcentual.

El argumento del director, en ese entonces, era que el presidente de la Fed cedió a las presiones de Wall Street. Desde entonces, la Fed se ha visto intimidada una y otra vez. La dramática reducción de tres cuartos de punto porcentual el pasado martes fue una muestra más de la debilidad del Banco Central.

Pero el recorte sólo detuvo las quejas por un momento. El mercado está listo para otro lunes negro y Wall Street pide a gritos un nuevo recorte: de acuerdo al mercado de futuros, los inversionistas están cotizando asumiendo otra reducción de medio punto porcentual para este miércoles.

Ya basta. Es hora de que Ben Bernanke y el resto de la Fed le enseñen a los inversionistas quién es el que manda.

Cierto, la economía norteamericana se tambalea al borde de la recesión, si es que no ha caído ya. Pero la Fed ya ha reducido la tasa de fondos federales en 175 puntos básicos desde septiembre.

Si la Fed sigue recortando las tasas se arriesga demasiado, pues fueron las tasas bajas las que prepararon, en primera instancia, el escenario para la crisis hipotecaria.

Además, el Banco Central ha prestado 70,000 millones de dólares (mdd) a los bancos en aprietos a través de una serie de tres subastas efectuadas desde diciembre, e impulsará una cuarta subasta por 30,000 mdd. La Fed ha declarado que estas subastas están beneficiando ya a los mercados crediticios.

Otro problema en la agenda de la Fed es la inflación. Aunque no debería ser su principal preocupación, es tonto asumir que no hay inflación considerando los altos precios del petróleo, del oro, del trigo y otras materias primas. No hay inflación sólo si tienes el lujo de prescindir de la gasolina, del gas o de los alimentos.

Francamente no creo que la Fed le haga frente a Wall Street, las condiciones del mercado son demasiado frágiles por ahora. Aún así, tengo la esperanza de que algunos miembros de la Fed pongan especial atención a las palabras que Richard Fisher, presidente de la Reserva Federal de Dallas, pronunció recientemente sobre el peligro que supone recortar las tasas drásticamente.

El mismo día en que Bernanke le daba su bendición al paquete de estímulos fiscales, Fisher hizo algunos interesantes comentarios que fueron ignorados por el mercado:

Advirtió que la Fed tiene sólo dos obligaciones, mantener la estabilidad de los precios y promover el crecimiento económico. Satisfacer a los mercados y tenerlos contentos no es su tercera obligación.

“Nuestro trabajo no consiste en salvar a los banqueros erráticos ni a los ejecutivos imprudentes, ni tampoco consiste en ayudar directamente al mercado de valores o a todo ese colectivo de gerentes, ingenieros financieros y especuladores inmobiliarios que se equivocaron. Y nuestra obligación no es, definitivamente, ponernos del lado de Wall Street perjudicando a las pequeñas empresas” dijo Fisher.

Asimismo, recordó a todos que las reducciones en la tasa no tienen un efecto inmediato, razón por la cual la Fed debe actuar con prudencia. “La acción de modificar o no modificar la tasa de los fondos federales no tiene un efecto inmediato en la economía. Como un buen whisky de malta, su influencia estimulante tarda en aparecer” declaró.

Por encima de todo, Fisher subrayó cuán crucial es que la Fed no se exceda en respuesta a todos los titulares fatalistas. “Debemos estar conscientes de que las soluciones a corto plazo a veces conducen a problemas de largo plazo” apuntó.

Mientras tanto, sólo nos cabe esperar que otros miembros de la Fed escuchen la sabias palabras de Fisher antes de que el pánico en los mercados exija otro recorte en la tasa.

Ahora ve
No te pierdas