El estímulo económico de EU no convence

La devolución de impuestos es un comienzo, pero no aumentará por sí sola el gasto del consumido EU no puede salir de la recesión sólo a través del gasto... eso es sólo un “parche".
La volatilidad en los mercados se acentúa con cada dato nega
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Los políticos de Washington merecen un aplauso por organizar tan rápidamente un paquete de estímulos fiscales para rejuvenecer la maltrecha economía. Pero merecen más un abucheo, pues un plan que se basa principalmente en la devolución de impuestos a los ciudadanos no estimulará la economía de manera sustancial.

No me malinterpreten. El plan de estímulos de 146,000 millones de dólares es un buen inicio, muchos estadounidenses necesitan el dinero. Sin embargo, esta acción significará, a lo mucho, un impulso temporal al gasto del consumidor.

EU no puede salir de la recesión sólo a través del gasto, si eso es lo que pretenden con este “parche”.

En un reporte publicado el lunes, el analista David Rosenberg de Merrill Lynch apuntó que en el tercer trimestre del 2001 el gasto del consumidor tuvo un aumento modesto, y ese fue el trimestre en el cual gran parte de los norteamericanos recibieron sus cheques de devolución de impuestos.

Más aún, Rosenberg subrayó que las empresas minoristas que más se beneficiaron de estas devoluciones en el 2001 fueron librerías, restaurantes, farmacias y jugueterías. Ah, la gente también gastó más en lotería. Los consumidores no gastaron más en otros rubros costosos como autos, muebles o electrodomésticos.

Este es el mismo escenario que Rosenberg espera este año: los consumidores gastarán más, pero no tanto, y sólo lo harán durante un corto tiempo. “Dado que los cheques de devolución llegarán a las manos de los ciudadanos en mayo o junio, el aumento en el gasto del consumidor tendrá una vida corta, lo que dure el tercer trimestre” explicó.

La economía, dijo Rosenberg, podría registrar este año un crecimiento del 1% en el PIB gracias al estímulo promovido por Washington. En otras palabras, el impacto de las devoluciones fiscales será insignificante.

Por otro lado, los minoristas también hacen su mejor esfuerzo para impulsar la economía. Wal-Mart anunció en un pretencioso comunicado de prensa su “Plan de Estímulo Económico para los Consumidores Americanos.” La compañía reducirá entre un 10 y 30% los precios de miles de productos antes del Super Tazón del domingo.

Parece una broma, pero Wal-Mart lo ha dicho muy en serio en su comunicado “contra un ambiente de restricciones de crédito, Wal-Mart se concentra en ofrecer descuentos en los productos que los clientes necesitan comprar en esta época del año: precios increíbles para ver el gran juego.”

Así que podemos estar tranquilos, no necesitamos esperar la devolución de impuestos, hoy mismo podemos comprar refrescos, frituras y golosinas para disfrutar la final del campeonato de la NFL.

Pongámonos serios. Hacer que la gente gaste es sólo una manera de arreglar los infortunios de la economía. Pero para encausarla otra vez por el camino correcto lo que se necesita es una revisión de los procesos de préstamos hipotecarios, de esta manera podríamos proteger a los prestatarios de los bancos que ofrecen extraordinarios préstamos que luego aquéllos no pueden pagar.

También ayudaría un estímulo que promoviera no sólo el gasto, sino la inversión. Vale la pena mencionar que la eliminación del impuesto sobre dividendos en el 2003 benefició a la economía y al mercado, en cuanto animaron a más empresas a pagar los dividendos o fomentar los que ya tenían.

Muchos inversionistas usaron el ingreso de dividendos no sólo en gasto, sino para reinvertirlo en el mercado. A la postre, las empresas usaron el capital invertido en ellas como gasto de capital, contratando empleados o realizando otras acciones que estimularon la economía.

Ahora ve
No te pierdas