¿Cuál recesión?, pregunta Rubin

Para el director de Citigroup la convulsión financiera actual es sólo parte de un ciclo no grav el influyente ex secretario del Tesoro de Bill Clinton habla sobre la crisis financiera.
Para Rubin los problemas económicos son responsabilidad de t
Katie Benner
NUEVA YORK -

La catástrofe crediticia ha afectado a propietarios, sociedades hipotecarias y al sistema financiero, pero hay alguien que no se alarma: Robert Rubin, director y presidente del comité ejecutivo de Citigroup.

Ante un pequeño auditorio en el Cooper Union de Manhattan, Rubin dijo que los problemas que hoy enturbian los mercados y obligan a la Reserva Federal (Fed) a tomar una postura defensiva “son parte de un ciclo de excesos periódicos que conducen a alteraciones periódicas” y que no estamos al borde de un cataclismo financiero.

Y los problemas económicos que sí reconoce son responsabilidad de todos, menos de los grandes inversores financieros.

Parte del problema, de acuerdo a Rubin, es que EU requiere de un “electorado más educado” que se haga responsable de sus políticos. Sin eso, EU no podrá superar los retos económicos de largo plazo, como los que rodean a la seguridad social y el déficit presupuestario, o nuevos desafíos creados por la globalización.

Las observaciones de Rubin parecen simplistas dado el escenario financiero mundial: Standard & Poor declaró el miércoles que las instituciones financieras -incluidas las uniones de crédito y algunos bancos asiáticos- podrían perder más de 265,000 millones de dólares (mdd) a consecuencia del contagio de la crisis subprime, una cifra superior a los 130,000 mdd estimados inicialmente.

Hasta hoy, los principales bancos de Wall Street han revelado pérdidas de 90,000 mdd.

Además, la aseguradora de bonos MBIA informó que las pérdidas en su portafolio de derivados de créditos ascendieron a 3,500 mdd en el tercer trimestre. La noticia elevó la posibilidad de que la aseguradora sea degradada en su categoría por las empresas encargadas de valorar los créditos, lo que disparará otra serie de pérdidas para bancos y tenedores de bonos subprime. Eso repercutirá en los precios de los bonos municipales, emitidos por los gobiernos locales para financiar proyectos.

Rubin subrayó el papel del gobierno en la economía. “La clave de nuestro futuro está en cómo los políticos dirigen los temas económicos que nos preocupan” dijo. Y añadió que la clase política debe enfrentar “la política brutal alrededor de los programas de financiación federal”, debe recortar el gasto y estar dispuesta a reducir el déficit recurriendo a herramientas poco populares como elevar los impuestos corporativos.

Quizá Rubin esté en lo correcto cuando habla de los programas federales, pero es una recomendación difícil de aceptar viniendo de él, pues Citigroup ha registrado pérdidas por 24,000 mdd debido, en gran parte, a la ambición, el cinismo y las malas decisiones.

La brecha económica está, según Rudin, en la raíz de los principales problemas económicos que socavan al país y es uno de los obstáculos que impiden el crecimiento. “Es una tarea primordial para la clase política entender por qué en casi todos los países la economía del mercado y la globalización están asociadas con la distribución desigual de los ingresos; y una vez comprendido esto deben crear políticas que solucionen el problema” afirmó. 

El ex Secretario del Tesoro también reprendió a los consumidores estadounidenses por su despilfarro, subrayando que el ahorro personal en EU sólo suma el 2% de la economía del país,  frente al 40% que supone en China. Admitió, no obstante, que el destino a corto plazo de la economía depende del gasto del consumidor.

Cuando se le preguntó qué papel jugaría EU en un mundo donde China se ha convertido en la fábrica global y Brasil domina la agricultura, Rubin respondió “debemos invertir en lo que importa, la educación”. Pero su respuesta no convenció, después de todo la globalización ha convertido a EU en el gerente financiero del mundo, un trabajo que su banco no ha hecho desempeñado bien.

El tema tabú que permeaba el encuentro en el Cooper Union era el hecho de que las decisiones arriesgadas tomadas por las principales instituciones financieras -como Citi, Merrill Lynch y Bear Stearns- han deteriorado la reputación de Wall Street como el centro financiero líder en el mundo. De hecho, es justo la ambición, la arrogancia y el cinismo de empresas como Citi lo que amenaza el bienestar del país.

Así que al final, además de todos los consejos que repartió Rubin, nos quedamos con una lección: cuidado con la hipocresía.

Ahora ve
No te pierdas