Plan anticrisis, impulsado por petróleo

Los recursos para enfrentar la crisis en EU equivalen a los excedentes petroleros del 2007; el apoyo es menor en proporción al que EU tiene que aplicar para enfrentar la contingencia.
Según Pemex la producción de Cantarell baja a una tasa anual  (Foto: )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El plan del gobierno mexicano para enfrentar la desaceleración de la economía estadounidense costará el equivalente a los ingresos excedentes de petróleo obtenidos en 2007, pero su efecto se estima será marginal.

El Programa de Apoyo a la Economía involucra descuentos fiscales y financiamiento por unos 60,000 millones de pesos (mdp), cifra cercana a los 63,614 mdp que la Secretaría de Hacienda reportó el año pasado como excedentes por la venta de petróleo.

Sin embargo, estos recursos son menores en proporción a los que Estados Unidos aplica por el equivalente al 1% del tamaño de su economía anual para enfrentar la recesión.

El programa del Gobierno mexicano equivale al 0.6% del Producto Interno Bruto con beneficios difusos y no directos a empresas y familias como los de la Unión Americana.

“Mientras  que el paquete de Estados Unidos debe tener un impacto significativo, aquí puede ayudar pero más bien en el margen, no es algo que va a levantar a la economía”, dijo en entrevista Jonathan Heath, presidente del comité de estudios económicos del Instituto Mexicano de Finanzas.

Si bien habrá efectos benéficos de corto plazo debido a los descuentos en tarifas eléctricas y en el pago de impuestos (ISR y IETU), y estímulos fiscales, prevalece el escepticismo sobre los efectos de largo plazo.

“Sí le quita algo de carga a las empresas, pero realmente no es una solución”, dijo Armando Paredes, presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

Las empresas recibirán un descuento del 3% en los pagos provisionales del ISR y/o IETU desde febrero hasta junio, que junto con otros estímulos significarán ahorros por unos 27,000 mdp, mientras que se destinarán unos 33,000 mdp al financiamiento.

“El problema es que la recesión de Estados Unidos nos va a dar más duro y  nuestro pronóstico lo bajamos ya  un punto porcentual, con el programa a lo mejor lo subimos un punto decimal”, dijo Heath.

La economía mexicana crecerá alrededor de 2.7% estimaron analistas consultados por el Banco de México antes de conocer el programa anticíclico.

Lo que es un hecho es que las medidas anunciadas por el presidente Felipe Calderón es un reconocimiento implícito del tamaño de la crisis en nuestro principal socio comercial, por lo que además del Programa Nacional de Infraestructura se tuvo que optar por destinar recursos fiscales.

“Aunque el Gobierno federal anunció que este programa tenga efectos inmediatos en la actividad económica, consideramos que este efecto será tangible en los próximos meses”, indicó Gustavo Hernández, analista de Ixe Casa de Bolsa.

La desaceleración de Estados Unidos tuvo efectos negativos sobre México en el periodo octubre-diciembre pasado cuando PIB creció 0.74% respecto al tercer trimestre del año, cifra menor a la del trimestre anterior de 1.46%.

Ahora ve
No te pierdas