Empresas inician amparos contra el IETU

Las demandas de amparo se solicitan como un traje a la medida contra el gravamen; grandes empresas y subsidiarias extranjeras han iniciado el papeleo con sus abogados.
La SCJN decidirá si algunas de las disposiciones del IETU so
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Durante este mes los juzgados de distrito comenzarán a recibir las solicitudes de amparo contra el Impuesto Empresarial a Tasa Única presentados por empresas que vean perjuicios por la aplicación del gravamen.

Grandes, medianas y hasta pequeñas empresas consultan a abogados fiscalistas la posibilidad de defenderse ante el IETU que es complementario al Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Despachos de abogados y firmas de asesoría consultadas indican que aunque muchos de sus clientes no pensaban ampararse por los limitados efectos de una sentencia favorable y el costo de la inversión, cada vez más se han replanteado esta situación ante los efectos negativos que pudiera representar la aplicación del nuevo impuesto en sus finanzas.

“Un porcentaje importante de las empresas que asesoramos presentarán juicios de amparo, son más las que sí, que las que no”, dijo Reginaldo Montaño, socio de legal de Deloitte.

Las empresas están aún en tiempo para realizar las corridas y ver los impactos por el pago del IETU y evaluar el costo beneficio de iniciar la lucha legal.

“De mis 350 clientes que son afectados por el IETU, aproximadamente 70% peleará en los tribunales”, dijo Eduardo Méndez, socio de legal fiscal de PricewaterhouseCoopers.

Aunque los abogados consultados reconocen que es casi nula la posibilidad de que se declare inconstitucional a toda la Ley del IETU, existen puntos que “deben” ser impugnados aún por empresas ganadoras que estimen que seguirán pagando ISR en los próximos años.

“Considero que los temas de deducción de salarios y previsión social, intereses y regalías, son los puntos que más posibilidades tienen de ser resueltos en forma favorable por la Suprema Corte”, dijo Luis Meurinne, socio de Arias, Meurinne y Rodriguez.

También recomiendan impugnar los artículos transitorios de dicha ley que parecieran desconocer la existencia del pasado de las empresas, dado que no reconoce la deducción de adquisiciones de terrenos, ni la deducción al 100% de los activos fijos, ni de los inventarios adquiridos antes de 2008, no obstante que cuando esos se vendan a partir  de 2008 el ingreso es totalmente gravable; tampoco reconoce las pérdidas fiscales.

“Esos conceptos son rubros que una empresa mexicana en condiciones normales eroga para poder generar el ingreso que a la postre o ulteriormente está gravado por la Ley del IETU, de ahí la inconstitucionalidad”, indicó Montaño.

Las empresas que en su análisis prevean que son afectadas por el nuevo gravamen tienen hasta el 12 de febrero para interponer un juicio de amparo o 15 días después de la presentación del primer pago provisional de 2008.

De declararse inconstitucional algunos conceptos del IETU sólo se beneficiarían las empresas que solicitaron el amparo, aún y cuando se declarara jurisprudencia no tendría efectos retroactivos a 2008 para quienes no interpusieron el amparo.

“El costo beneficio no solo es para 2008, sino para los próximos años ya que empresas que hoy pagan ISR podrían pagar el IETU con sus efectos”, indicó Méndez.

Los expertos prevén que un juicio de este tipo llevará alrededor de dos años y medio.

Hasta el momento ninguna gran empresa ha reconocido la solicitud de un juicio de amparo contra en nuevo impuesto.

Ahora ve
No te pierdas