Wall Street divide su voto

Ante la incertidumbre económica de este 2008, Wall Street aún no decide por quién votar; inversionistas prefieren a los republicanos, después de la administración Bush, eso puede cambi
La reducción en las calificaciones de algunos grandes bancos
NUEVA YORK (CNNExpansión) -

La acalorada contienda por la Casa Blanca sigue su curso. El  senador Jhon McCain se acerca a la nominación como candidato presidencial republicano luego de que Mitt Romney renunciara a su postulación. El partido demócrata, por otro lado, vive una cerrada lucha entre los senadores Hillary Clinton y Barack Obama.

Los expertos afirman, sin embargo, que ante la difícil situación económica que atraviesa el país, Wall Street está hambriento de una sola cosa: “cambio”, la palabra más usada en todos los discursos de campaña.

Generalmente, los inversionistas prefieren al partido republicano, que apoya las reducciones de impuestos y otras legislaciones más favorecedoras para las grandes empresas. Pero ocho años de la administración Bush han dejado a muchos jugadores financieros con la impresión de que un presidente demócrata podría no ser tan malo para Wall Street.

“Creo que Wall Street está desilusionado con el actual escenario bajo el mando de Bush y, como a muchas otras personas, a los inversionistas les preocupa la economía” asegura William Rutherford, republicano, presidente de Rutherford Investment Management y anterior tesorero del estado de Oregon.

La experiencia del candidato que llegue a la Casa Blanca es de suma importancia, explica James King, jefe de inversiones en National Penn Investors Trust. Los candidatos con más experiencia serían Clinton y McCain. Pero King afirma que “el mejor candidato para Wall Street” sería McCain, pues es quien estaría lejos de “crear un ambiente difícil para los negocios.”

En general, los líderes empresariales se sienten más cómodos con los republicanos, declara Rutherford. Sin embargo, reconoce que las contribuciones económicas que hoy hace Wall Street están yendo al partido demócrata.

¿A dónde van las contribuciones?

De acuerdo a los reportes financieros de partidos y campañas, Clinton y Obama han recaudado en total más dinero que los candidatos republicanos. Ambos han  recaudado también más fondos de las grandes firmas inversionistas (incluyendo bancos, fondos de cobertura y firmas de capital riesgo) que sus homólogos republicanos.

Eso indica una tendencia contraria a las dos elecciones pasadas, cuando las empresas financieras brindaron más dinero a los republicanos. También muestra un regreso a las preferencias que se manifestaron en los 90’s, cuando las donaciones de Wall Street a las campañas de Bill Clinton superaron a las de sus rivales republicanos.

Pero las principales firmas de Wall Street están donando dinero igualmente al partido republicano, lo que sugiere que los protagonistas del mercado están sencillamente ampliando sus apuestas más que mostrando sus preferencias por uno u otro partido.

“Conviene políticamente cubrir todas las bases e intentar aportar algo a la política y estructura del país y de la economía” advierte Ned Riley, jefe estratega de la casa de inversiones Riley Asset Management y, además, republicano.

No obstante, el creciente flujo de dinero que sale de Wall Street a las campañas del partido demócrata puede ser una señal de la creciente inseguridad sobre la perspectiva económica actual.

En opinión de Barry Ritholtz, CEO y director de investigación de capital riesgo en FusionIQ, Clinton es única en cuanto “polariza”, por lo que no resulta atrayente para Wall Street. Pero escucha decir a muchos demócratas en los pasillos de Wall Street que podrían vivir con McCain en la Casa Blanca, así como muchos republicanos dicen que podrían vivir con Obama dirigiendo el país.

Aún así, Riley reconoce que la política fiscal es un tema que preocupa a Wall Street, dándole con ello ventaja al partido republicano y a McCain.

Industrias en la mira: seguridad nacional, energía y farmacéuticas

La elección presidencial afectará sobre todo a las acciones y sectores individuales más que al mercado en conjunto, explica Yingmei Cheng, profesor asociado de Finanzas en la Universidad Estatal de Florida. Su investigación sobre la reacción de la Bolsa de Valores en la elección del 2004 revela que la plataforma política de un candidato presidencial importa más que su filiación partidista.

Generalmente, la pregunta es “qué sectores verán más recursos destinados a ellos (algo que beneficiará el valor de sus acciones)” declara Michael Ferguson, también profesor de Finanzas en la Universidad de Cincinnati. Revisando las declaraciones hechas por los candidatos, es válido suponer que las acciones de la industria armamentística serán mejores bajo el mandato de McCain que bajo la administración de Obama o Clinton.

De igual forma, las acciones de la industria farmacéutica tendrán posiblemente un mejor escenario si McCain está en la presidencia. Lo mismo podría suceder con las empresas aseguradoras y del sector salud. Eso se debe, en parte, a que McCain está en contra de impulsar una cobertura sanitaria universal, mientras que Clinton y Obama se han declarado a favor.

Negociar

Las elecciones legislativas en noviembre son tan importantes para Wall Street como la elección presidencial, afirma Bill Stone, jefe estratega de inversiones en PNC Wealth Management.

Stone explica que la contienda por el Senado es especialmente relevante. Al día de hoy, los demócratas tienen una ligera mayoría, pero con más escaños republicanos disponibles para todos, esa mayoría podría ampliarse. Históricamente, dice Stone, tener a un partido en la Casa Blanca y a otro controlando el  Congreso ha sido el mejor escenario para los inversionistas.

“El gobierno de un único partido termina con resultados que no le convienen al mercado. Pero con un partido en el Congreso y otro diferente en la Casa Blanca, todos tienen que llegar a acuerdos y evitar los extremos, algo que favorece a los mercados” afirma Stone.

Ahora ve
No te pierdas