Obama y Hillary amenazan el TLCAN

Los demócratas amagan con dejar el acuerdo si México y Canadá se niegan a realizar modificacion los empresarios estadounidenses han comenzado a expresar preocupaciones por las advertencias.
Los candidatos ponen en la cuerda a miles de empresas que de
WASHINGTON (CNN) -

Grupos empresariales estadounidenses se mostraron inquietos el miércoles por una amenaza de los precandidatos demócratas Barack Obama y Hillary Clinton de retirarse del Tratado de Libre Comercio para América del Norte, si México y Canadá no renegocian los términos.

"La retórica se hace más vituperable. Ahora están hablando de abrogación (del tratado). Eso sería un desastre para el empleo estadounidense", dijo Frank Vargo, vicepresidente para política comercial de la Asociación Nacional de Manufactureros.

Clinton y Obama dijeron durante un debate en Ohio el martes por la noche que Estados Unidos podría "optar por salirse" del pacto de 14 años si Canadá y México se niegan a fortalecer las cláusulas laborales y del medio ambiente, y a modificar un capítulo de inversión que según los críticos favorece excesivamente los intereses corporativos.

"He delineado un plan muy específico sobre lo que yo haría. Y eso incluye decirle a Canadá y México que optaremos por salirnos a menos que renegociemos los estándares laborales y del medio ambiente fundamentales", dijo Clinton.

"En realidad, creo que la respuesta de la senadora Clinton sobre esto es la correcta", dijo Obama. "Creo que deberíamos usar el golpe de una potencial opción de salida como palanca para asegurarnos de que realmente los estándares laborales y del medio sean fortalecidos".

Aunque Estados Unidos ha perdido tres millones de empleos manufactureros desde el 2000, los puestos en general del sector se incrementaron durante los primeros años del TLCAN, que entró en vigencia en 1994, incluso pese a que algunas fábricas se mudaron a México, dijo Vargo.

Igualmente, casi todo el crecimiento de las importaciones desde México y Canadá en los últimos siete años han sido de petróleo y gas natural, no bienes manufacturados, agregó Vargo.

"Es muy triste que ellos no hayan mirado a la composición de nuestro déficit con el TLCAN. Desde el 2000, nuestro déficit con el TLCAN ha crecido en cerca de 60,000 millones de dólares. (Pero) 58,000 millones de esos 60,0000 millones son en gas y petróleo", dijo.

Christopher Wenk, director de política internacional en la Cámara de Comercio de Estados Unidos, describió los comentarios de Clinton y Obama como "problemáticos", pero dijo que están dirigidos principalmente a los votantes de Ohio, que consideran que el TLCAN es culpable de muchos de los males económicos del estado.

"Creo que hay que tomar mucho de lo que están diciendo ahora con pinzas. Son muchas las cosas que se dicen durante las campañas primarias para cautivar a ciertos sectores de votantes", dijo Wenk.

Un retiro del TLCAN perjudicaría a "muchas compañías que dependen de las exportaciones a Canadá y México", dijo Wenk. "Un 50% de las exportaciones de Ohio van a Canadá y México. Eso es bastante más por encima del promedio nacional de los estados".

Thea Lee, director de política para la federación laboral AFL-CIO, que promueve protecciones más estrictas para los trabajadores en los pactos comerciales, dijo que el debate del martes mostró que el terreno "definitivamente está cambiando" para el comercio en Estados Unidos.

"Desde nuestro punto de vista, la gente ahora está consciente de muchas de estas cosas y ciertamente le darán seguimiento", dijo Lee, agregando que Estados Unidos tiene que usar la amenaza de retiro del TLCAN para demostrar su seriedad en este tema.

"Si uno no presiona con la salida en la mesa, no hay mucho de donde apoyarse para tener negociaciones serias en marcha", dijo Lee.

Mientras tanto, la mayor organización agrícola de Estados Unidos dijo que no estaba ansiosa por reabrir el pacto.

"Por decir lo mínimo, ha contribuido a nuestro panorama positivo en las exportaciones", dijo David Salmonsen, un analista comercial de la American Farm Bureau Federation.

Salmonsen dijo que los productores de ciertas cosechas, como tomates, luchan por competir con los agricultores mexicanos bajo el TLCAN, pero que el pacto ha sido de gran ayuda para los exportadores de carne, granos, productos lácteos y otras cosechas.

México es el segundo destino principal de las exportaciones agrícolas de Estados Unidos después de Canadá y las exportaciones se han incrementado más de tres veces desde que el TLCAN entró en vigencia en 1994.

Ahora ve
No te pierdas