Economía en crisis, bueno para el dólar

La moneda de EU se fortalecerá a largo plazo frente a otras divisas pese a la desaceleración; el principal factor que impulsa al dólar es una combinación de perspectivas de tasas de interés
El gobierno de EU se ha negado a mejorar el diseño de sus bi  (Foto: )
LONDRES (CNN) -

El dólar, cada vez más rechazado y con constantes caídas a mínimos récord frente al euro, igualmente podría ser un inesperado beneficiario de la miseria económica que aflige a Estados Unidos.

Los inversionistas de largo plazo han comenzado a apostar a que el dólar se fortalecerá contra las otras monedas principales a lo largo del próximo año, tras citar, entre otras cosas, la noción aparentemente contradictoria de que se beneficiaría con una recesión o una desaceleración.

De acuerdo con una opinión, al dólar le va bien independientemente de lo que pase con las economías de Estados Unidos y de todo el mundo.

Bajo un primer escenario, Estados Unidos tendrá una recesión ligera pero se recuperará pronto, con la ayuda de las tasas de interés más bajas de la Reserva Federal. Una vez que la Fed deje de reducir el costo del crédito, los inversionistas comprarán dólares porque las tasas y la economía apuntarán al alza.

En el segundo escenario, la economía de Estados Unidos sufriría una contracción pesada que arrastraría a la economía global con ella. Esto haría que los inversionistas estadounidenses repatrien sus fondos y que los inversores globales busquen seguridad, ambos factores que favorecerían al dólar.

"Para la segunda parte del año, prevemos que sea una situación donde el dólar ganaría en cualquier caso", dijo el jefe de administración cambiaria de Investec Asset Management, Thanos Papasavvas, quien agregó que prevé que el dólar siga débil hasta entonces.

Además de esto, la debilidad del dólar y una economía estadounidense más lenta por sí mismos hacen que mejore el enorme déficit en cuenta corriente de Estados Unidos que ha pesado sobre la moneda desde un principio.

Por eso crecen las previsiones de un fortalecimiento del dólar, incluso a pesar de que el miércoles bajaba a nuevos mínimos históricos ante el euro, cruzando la barrera de 1.51 por unidad de moneda europea.

Un 53% de los que respondieron al último sondeo de Merrill Lynch entre gerentes de fondos, por ejemplo, dijo que el dólar actualmente está infravalorado, mientras que el total de ellos que tenían posiciones inferiores al promedio de mercado en dólares ha estado bajando constantemente desde noviembre.

Los fondos de cobertura, también, han estado cerrando sus posiciones cortas en dólares, de acuerdo con Société Générale. Es decir, han dejado de apostar a que se debilitará.

Los sondeos más recientes sobre el mercado cambiario apuntan a que el dólar se fortalecerá contra el euro, la libra esterlina, el yen japonés y el franco suizo en los próximos 12 meses.

Volviendo a casa

Parte de la opinión de que el dólar apunta a un alza se basa en el hecho de que ya se ha debilitado mucho contra otras monedas importantes.

Además del nuevo mínimo ante el euro, el índice del dólar, que sigue su evolución contra una canasta de seis unidades principales, bajó al menor nivel desde que fuera lanzado en 1973.

Además, el dólar está en un mínimo en más de 11 años contra un amplio conjunto de monedas, sobre una base ponderada por el comercio.

"En el corto plazo, probablemente haya sido vendido de manera excesiva", dijo Roger Noddings, presidente de inversiones de HSBC Investment UK, agregando que fue uno de los factores que llevaron a que su firma revise su posición histórica de exposición inferior al promedio de mercado para los activos de Estados Unidos.

Pero el principal factor que impulsa al dólar probablemente sea una combinación de perspectivas de tasas de interés, junto con la ancestral angustia sobre lo que puede deparar el futuro.

Si bien se prevé que la Fed continúe recortando las tasas por ahora, quizá hasta 75 puntos base debajo del actual nivel de 3.0%, muchos inversionistas esperan el momento que deje de hacerlo y comience a elevar de nuevo el crédito.

Muchos prevén que para ese momento, probablemente mediados de año, otros bancos centrales, incluido quizá el estricto Banco Central Europeo (BCE), entrarán en modalidad de rebajas, modificando la dinámica de las tasas de interés, en favor del dólar.

Al mismo tiempo, los temores sobre problemas más serios en la economía global, desde la desaceleración del crecimiento a la tensión del sector financiero, favorecerían también al dólar.

Esto, porque los inversionistas estadounidenses tienden a repatriar el dinero en momentos de problemas, mientras que otros inversores suelen comprar activos de Estados Unidos en busca de seguridad.

El potencial de la repatriación es inmenso. A mediados del 2007, los inversores estadounidenses tenían casi 5.5 billones de dólares en valores extranjeros.

Ahora ve
No te pierdas