Petroquímicas trazan reforma energética

Sin cambios constitucionales las empresas del sector quieren producir petroquímicos básicos; pretenden participar en el Consejo de Administración de Pemex y duplicar su producción.
El declive de la producción petrolera debe alentar el uso de  (Foto: )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), que agrupa al 95% de las empresas de este sector en país, propondrá al Gobierno y al Congreso mexicanos reformas que le permitan participar en actividades reservadas a Pemex, pero que excluyen la explotación del petróleo.

En un par de semanas, la ANIQ presentará al presidente Felipe Calderón los puntos finos que debe incluir una reforma energética y que consideran no vulneran a la Constitución.

“Estamos buscando la posibilidad de que la industria participe en actividades de petroquímica, refinación y gas natural seco (…) no hablamos de privatización ni de explotación de petróleo”, dijo en entrevista Miguel Benedetto, director de la ANIQ.

El gobierno de México ha advertido que sin una reforma energética, el país tiene petróleo hasta el 2012, mientras que sus principales complejos petroquímicos producen menos ante la falta de inversión.

Los industriales químicos buscan reformar la Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional, es decir, que se clasifique a la industria de refinación y de gas como prioritarias, más no estratégicas.

Este cambio permitiría, en conjunto con Pemex o de manera individual, la participación de empresas privadas en la elaboración de petroquímicos como etano, propano, butanos y pentanos, entre otros.

ANIQ propone además sacar a Pemex de la Ley Federal de las Entidades Paraestatales.

“Para que realmente tuviera una viabilidad económica y que sea una empresa competitiva”, dijo Benedetto.

La petrolera entonces podrían tener un Gobierno Corporativo que incluya consejeros independientes e incluso integrantes de la industria química que apoyen la labor de crecimiento y competitividad de la empresa.

Estos dos cambios, según la ANIQ, permitirían a la iniciativa privada tener una producción de petroquímicos con un valor de 35,000 millones de dólares (mdd) al año, el doble de lo que produce actualmente, con la generación de 300 mdd de impuestos adicionales e inversiones por 25,000 mdd en los próximos 15 años.

“Pemex puede  enfocarse a lo que ha sido más rentable para ellos y liberar parte de lo que no le ha sido rentable y que sì lo es para la industria”, dijo el ejecutivo de la ANIQ.

Los industriales afirman que una eventual apertura de la industria petroquímica al sector privado beneficiaría principalmente a empresas mexicana ya que representan el 60% del total y el 65% del volumen de negocios, mientras que el resto es de multinacionales asentadas en el país.

Aunque no hay una iniciativa de ley de reforma energética propuesta por la actual administración, legisladores, principalmente del PRI y del PAN, y funcionarios del Gobierno de Calderón han iniciado discusiones sobre el tema.

Primer paso

La ANIQ consideró benéfico el programa de garantías de abasto de gasolinas y etano que Pemex llevará a cabo para que las empresas privadas instalen una planta de petroquímica secundaria.

La próxima licitación de un contrato de abasto garantizado a 15 años de materias primas pretende generar inversiones superiores los 1,000 mdd para producir derivados de esas materias primas.

“Es algo que veníamos pidiendo desde hace 25 años (…) el punto fino de esto es el precio del etanol y gasolinas que sean competitivos”, dijo Benedetto.

Ahora ve
No te pierdas