Bush defiende el TLC con México y Canadá

El presidente descalifica las amenazas de los candidatos demócratas de salirse del acuerdo; Obama y Clinton amagaron el martes con dejar el tratado si sus socios no hacen modificaciones.
Bush acusó a Hillary y Obama de querer politizar el tema del
WASHINGTON (Agencias) -

El presidente George W. Bush salió este jueves en defensa del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) con México y Canadá, luego que los demócratas Barack Obama y Hillary Clinton amenazaron con sacar a Estados Unidos a menos que sea renegociado.

“La idea de retirarse unilateralmente de un acuerdo comercial para anotarse puntos políticos, no es una buena política, ni en sus méritos ni para la gente que en buena fe firmó el tratado”, señaló Bush en rueda de prensa.

“Soy un gran creyente en el libre comercio, y la razón es que creo que el libre comercio es esencia para la formación de empleos bien remunerados y de calidad", sostuvo.

El martes los aspirantes presidenciales demócratas coincidieron en que es necesario renegociar el acuerdo comercial con México y Canadá, a fin de que sus acuerdos laborales y ambientales suplementarios sean cumplibles.

"Hay muchos agricultores y empresarios, grandes y pequeños, que se benefician de tener un mercado en nuestro vecindario. Y la idea de retirarse unilateralmente de un tratado comercial para, ustedes lo saben, tratar de ganar puntos políticos, no es una buena política", dijo Bush.

El mandatario advirtió que retirarse del pacto dañaría a los agricultores y empresarios estadounidenses que exportan alrededor de 380,000 millones de dólares en productos a Canadá y México cada año y dijo que sería una señal de que Estados Unidos no cumple con sus compromisos comerciales.

Descarta recesión

La economía de Estados Unidos experimenta una desaceleración pero no marcha a una recesión, dijo Bush, luego de que nuevos datos mostraron un débil crecimiento en el cuarto trimestre y un alza mayor a la esperada en el desempleo semanal.

Durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, dijo también que no cree que otro paquete de estímulos económicos sea necesario en este momento, indicando que "más bien por qué no esperamos que el plan de estímulo tenga una posibilidad de sentirse".

"No se cuestiona que la economía se ha desacelerado", dijo Bush. "No creo que nos estemos encaminando a una recesión, pero es incuestionable que estamos en una desaceleración", agregó.

"Y es por eso que actuamos y actuamos con fuerza, con incentivos para el crecimiento económico por más de 150,000 millones de dólares, principalmente en dinero que va a las manos de nuestros consumidores", dijo.

Datos económicos mostraron el jueves que la economía marchó a un ritmo más lento que el esperado en el cuarto trimestre, mientras que las nuevas solicitudes de beneficios de desempleo subieron fuertemente la semana pasada, fortaleciendo la debilidad del panorama económico, que muchos temen significa una recesión.

El Producto Interno Bruto, que mide la producción total de bienes y servicios en el país, subió a una tasa anual del 0.6% en los últimos tres meses del 2007 por un colapso en el gasto en viviendas nuevas y una caída en los inventarios.

Bush también dijo que los altos precios de la gasolina están aumentando la incertidumbre sobre la dirección de la economía estadounidense.

"Eso crea mucha incertidumbre", afirmó al referirse a los precios de la gasolina. "Si alguien se pregunta cómo va a ser la vida de uno y se ve la gasolina a cuatro dólares el galón, eso es incertidumbre".

Ahora ve
No te pierdas