La economía de la zona euro se modera

El crecimiento económico se redujo a la mitad en los tres últimos meses del año pasado a 0.4%; la contracción fue resultado de una contracción del consumo de las familias y los Gobiernos.
BRUSELAS (CNN) -

El crecimiento económico trimestral de la zona euro se redujo casi a la mitad en los tres últimos meses del 2007 mientras que los precios a puerta de fábrica subieron en enero, de acuerdo con unos datos del lunes.

Los indicadores pusieron de relieve la divergencia de las tendencias de la expansión y la inflación, un dilema que debe enfrentar el Banco Central Europeo (BCE).

La oficina de estadística de la Unión Europea (UE) confirmó su estimación anterior, de que el producto interno bruto (PIB) en los 13 países que usan el euro creció un 0.4% en términos trimestrales de octubre a diciembre, en línea con las previsiones del mercado.

La desaceleración desde el crecimiento de 0.7% en el tercer trimestre fue principalmente resultado de una contracción del consumo de las familias y los Gobiernos, y un impacto negativo de los inventarios, lo que muestra que las compañías prevén una reducción de la demanda de sus productos.

El producto interno bruto (PIB) subió un 2.2% en términos interanuales, ligeramente debajo de la estimación previa de Eurostat, de 2.3%.

Pero mientras que el crecimiento se moderaba, la inflación de los precios al productor en enero subió a un 0.8% mensual contra 0.1% en diciembre, para un incremento anual de 4.9%, como estaba previsto en un sondeo entre economistas.

"Estas cifras muestran una combinación de moderación del crecimiento económico, con presiones inflacionarias mayores", dijo Nick Kounis, un economista de Fortis Bank.

Los precios al productor son un anticipo de la inflación al consumidor a futuro, porque a menos que las alzas de precios a puerta de fábrica sean absorbidas por los intermediarios o los minoristas, se trasladan a los consumidores.

El BCE quiere mantener la inflación apenas debajo del 2% a mediano plazo, pero los costos de los alimentos y la energía, de rápido crecimiento, han impulsado la inflación general por encima de la meta del banco desde septiembre del año pasado.

A pesar de que la inflación al consumidor de la zona euro estuvo en enero y febrero en un máximo histórico de 3.2%, el banco no elevó las tasas de interés, y los economistas no creen que lo haga porque la desaceleración económica debería aliviar la presión al alza sobre los precios.

El BCE se reúne el jueves para discutir las tasas y la política monetaria. Los analistas tampoco prevén que la entidad rebaje sus tasas rápidamente en respaldo del crecimiento, como sí lo ha hecho la Reserva Federal de Estados Unidos.

Ahora ve
No te pierdas