Las remesas a AL crecen lento en 2007

Según cifras del BID, los envíos de migrantes a países de la región crecieron por debajo del 10 el banco identificó a la debilidad del dólar y la desaceleración mundial como factores de la ca
WASHINGTON (CNN) -

Las remesas que envían los inmigrantes latinoamericanos a sus países crecieron por debajo del 10% el año pasado por primera vez desde el 2000, dijo el martes el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La institución atribuyó esta desaceleración al menor crecimiento económico global y a la desvalorización del dólar en Estados Unidos.

Los inmigrantes mandaron unos 66,500 millones de dólares a sus familiares en América Latina el año pasado desde países desarrollados como Estados Unidos, Japón y España, un 7% más que en el 2006, dijo el banco.

"Esta es la primera vez desde que comenzamos a estudiar remesas en el año 2000 que no hemos registrado un aumento de dos dígitos", dijo Donald F. Terry, gerente del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), vinculado al BID.

En 2006, las remesas tuvieron un crecimiento de 16%, llegando a 62,300 millones de dólares, mientras que en el 2005 habían aumentado un 25%.

Los dos mayores países de la región, México y Brasil, y también los que más reciben envíos de dinero, fueron los más afectados por la desaceleración, dijo el BID.

En México, los envíos crecieron sólo el 1% el año pasado, totalizando casi 24,000 millones de dólares, afectados por el endurecimiento de las medidas antiinmigración y por una desaceleración en la actividad económica en Estados Unidos, donde viven por lo menos unos 11 millones de mexicanos.

El banco estimó que unas 600,000 familias quedaron sin recibir remesas en México debido a que el ritmo de crecimiento no se mantuvo. Esos envíos, que son de 200 a 300 dólares cada vez, son utilizados para necesidades básicas, como la compra de alimentos, ropas y remedios, dijo el banco.

En enero, las remesas cayeron un 5.9% en México, su peor descenso mensual desde 1996.

El dato es "preocupante", dijo Terry, ya que esos envíos son la segunda fuente de divisas de México después de las exportaciones de petróleo, y compiten codo a codo con la inversión extranjera directa en el país.

En Brasil, el volumen de remesas cayó un 4%, para sumar 7,100 millones de dólares, porque el rápido crecimiento de la economía brasileña desestimuló la inmigración e incentivó a que varios inmigrantes volvieran al país, al mismo tiempo que un dólar más débil bajó el valor de las remesas enviadas, dijo el banco.

Pese a eso, el envío de remesas hacia América Central creció un 12%, a 12,400 millones de dólares; y un cinco 5% en la región andina, donde llegaron a 11,600 millones de dólares, indicó el BID.

Tanto en Ecuador y Bolivia como en América Central se está observando un mayor interés de los inmigrantes para mudarse a Europa Occidental a buscar trabajo, principalmente a España, dijo Terry, donde hay un ambiente menos hostil a la inmigración y un euro valorizado garantiza que el dinero valga más cuando llega a casa.

Las remesas fueron de 4,520 millones de dólares en Colombia, de 3,300 millones en Venezuela, de 2,900 millones en Perú y de 1,050 millones en Bolivia el año pasado, dijo el banco.

Para muchos países de la región, las remesas son además una fuente de ingresos clave, indicó el informe.

Corresponden a 43% del Producto Interno Bruto en Guyana, a 35% en Haití, a 25% en Honduras y a 18% en El Salvador y Jamaica.

Ahora ve
No te pierdas