Sin resultados los recortes de la Fed

Wall Street permanece insensible ante los esfuerzos de la Reserva Federal en los últimos 6 mese los principales índices bursátiles han venido cayendo entre 16.2 y 37.5% de septiembre a la fec
Los esfuerzos hechos por la Fed no han sido suficientes para
Alexandra Twin
NUEVA YORK -

Wall Street permanece insensible a los cinco recortes en las tasas de interés aplicados por la Reserva Federal (Fed) en los últimos seis meses. Los intentos de Ben Bernanke por reactivar la economía y el mercado bursátil siguen sin despertar el entusiasmo de los accionistas.

Desde septiembre, el banco central ha bajado la tasa referencial de los fondos federales de de 5.25% a 3%. Y se espera que en la próxima reunión de la Fed -a celebrarse este 18 de marzo- los directivos implementen un nuevo recorte de por lo menos otros 50 puntos básicos, es decir, a 2.5%.

¿Cómo ha reaccionado Wall Street a los recortes?

Pero estas acciones de la Fed no han servido de mucho a la Bolsa de Valores. Desde la primera reducción de la tasa, en septiembre del año pasado, hasta este lunes, el índice S&P 500 ha caído un 16.2%. Este es el peor desempeño del mercado registrado tras una serie de recortes desde 1950, según un estudio de Standard & Poor's.

El Nasdaq, por su parte, acumula una pérdida de 18.2% desde el primer recorte efectuado el año pasado hasta este lunes. Es la peor respuesta del índice tecnológico compuesto desde la recesión de 1990, entonces perdió 22.6% seis meses después de la reducción de la tasa.

En cuanto al Dow, al día de hoy y seis meses después del primer recorte, éste ha registrado una baja de 14.6%. La peor ganancia desde 1932, cuando el Dow registró una pérdida de 37.5% luego de los recortes implementados en aquel año.

Así, los tres índices bursátiles han respondido de manera negativa a las reducciones de la tasa de interés promovidas por la Fed a lo largo de estos meses.

Una de las razones por la cual el mercado de valores no ha visto las “bondades” de las acciones de la Fed es que “a pesar de que el Banco Central ha recortado las tasas durante meses, la economía aún no se reactiva” afirma Ryan Detrick, estratega de Schaeffer's Investment Research.

De hecho, la economía se ha deteriorado desde el primer recorte en septiembre de 2007. La última lectura del cuarto trimestre del Producto Interno Bruto (PIB) demostró un flojo crecimiento de 0.6%, mientras que en el primer trimestre de este año el PIB podría registrar un crecimiento negativo, según algunos economistas. Los empleadores, a su vez, realizaron en febrero el mayor despido laboral en cinco años. Y otro tanto sucede con el sector vivienda, donde los reportes muestran una caída en los precios, bajas ventas y altos índices de embargo.

Sumado a ello, los ingresos están a su nivel más bajo en cinco años y el dólar sigue hundiéndose; y los precios del oro y del petróleo se acercan a máximos históricos. Todos estos focos rojos reflejan que quizá la Fed esperó demasiado para empezar a reducir las tasas, explica Scott Armiger, director de cartera en Christiana Bank & Trust.

Aunque inicialmente las acciones subieron un poco luego del primer recorte (tanto el Dow como el S&P 500 y el Nasdaq alcanzaron máximos históricos en octubre), en general han registrado más bajas. “Las acciones de la Fed no repercutieron positivamente porque llegaron demasiado tarde. Para cuando decidieron reducir las tasas, el consumidor ya no tenía dinero” afirma Armiger.

Los bancos, a su vez, tampoco han usado la liquidez como recurso para ampliar su capacidad de préstamo. “El problema no es la liquidez, sino la solvencia. La Fed proporciona liquidez, pero los activos están sobrevaluados. Con la cantidad de crédito pendiente, la actividad económica real no puede ofrecer el flujo de efectivo necesario para pagar esa deuda” expone Ryan Atkinson, analista de mercado en Balestra Capital.

Esperar, como se hizo en el 2002

La reacción de la Bolsa de Valores a los recortes de la Fed podría encontrar un símil en lo ocurrido en 2001-2002, entonces la Fed redujo las tasas de una manera agresiva para estimular la economía en el periodo que incluye el final del boom tecnológico, el 9/11 y la recesión del 2001. En aquel momento, el mercado bursátil reaccionó tardía pero positivamente.

“No cabe duda de que nos encontramos en una crisis financiera. Pero es razonable pensar que podríamos presenciar una respuesta como la del 2002” opina el jefe de inversiones en  PNC Financial Services Group, Bill Stone.

La Fed recortó las tasas en 11 ocasiones durante el 2001, de 6.5% a 1.75%. Las pérdidas que reportaron los índices Nasdaq, Dow y S&P 500 fueron moderadas, pero sus ganancias repuntaron en el 2003, un buen año para Wall Street: Nasdaq registró un alza de más del 50%, el Dow y el índice S&P 500 ganaron cada uno más del 25%.

Stone no afirma que el año entrante será tan bueno como el 2003, dado que persistirán los problemas en el sector inmobiliario y en los mercados financieros. Pero eventualmente los mercados pueden dejar atrás los números rojos y ver hacia el futuro. Queda, por tanto, la esperanza de que aunque el mercado bursátil no esté en sus mejores momentos seis meses después del ciclo de recortes de las tasas, la situación mejore el año próximo.

Ahora ve
No te pierdas