Banco de Japón "pierde" la cabeza

Es la primera ocasión en 80 años que el banco central nipón no tiene un líder; los legisladores no lograron ponerse de acuerdo para nombrar a un titular.
TOKIO (Notimex) -

En medio de la agitación global de los mercados financieros, el Banco de Japón se encuentra el jueves, por primera vez en 80 años, sin gobernador ante la falta de consenso entre los legisladores para nombrar al titular de la institución.

Analistas consideran que por ahora el impacto de la vacante en el banco central japonés será "limitado" en la economía nacional, pero genera dudas sobre el papel de la segunda economía del mundo para contener la crisis global en el sistema financiero.

La entidad reguladora amaneció sin titular este jueves tras la salida del ahora ex gobernador Toshihiko Fukui, quien concluyó su mandato de cinco años el pasado miércoles sin que los diputados lograran ponerse de acuerdo para elegir a su sucesor.

La falta del más alto responsable de la política monetaria de Japón es un duro revés para el primer ministro Yasuo Fukuda, quien primero nominó a Toshiro Muto (actual número dos del banco central) y luego a Koji Tanami (titular del Banco de Desarrollo de Japón).

Aunque ambos políticos se han desempeñado como altos funcionarios del Ministerio de Economía fueron rechazados por los partidos de oposición en la cámara alta del Parlamento, de acuerdo con despachos de la agencia local de noticias Kyodo.

Antes de dejar el cargo, Fukui anunció el nombramiento de Masaaki Shirakawa, ex director ejecutivo del Banco de Japón, como gobernador interino hasta que se designe al titular permanente, que según los reportes podría ocurrir el próximo mes.

El gobierno presentará a un nuevo candidato a comienzos de abril, con la intención de llenar la vacante antes de que el banco central celebre su próxima reunión de política monetaria, prevista para el 8 y 9 de ese mes, dijeron este miércoles fuentes oficiales.

Esta vacante en la entidad reguladora es la primera desde que concluyó la II Guerra Mundial y el primer ministro japonés admitió su responsabilidad en ello.

Para analistas, este vacío en el Banco de Japón tendrá sólo un ligero impacto en la economía del país, ya que la formulación de las políticas monetarias obedece más a las circunstancias internas que enfrenta Japón como cualquier otro país.

"Quienquiera que sea el nuevo gobernador, la política monetaria debe ser decidida tomando en cuenta las condiciones económicas y financieras de Japón", aseguró Kenichi Kawasaki, economista en jefe de Lehman Brothers en Japón.

Dada la turbulencia en el mercado financiero global como resultado de la crisis hipotecaria de Estados Unidos, el Banco de Japón ha mantenido sus tasas de interés en 0.5 por ciento desde hace más de un año.

Fukui anticipó la posibilidad de que la desaceleración económica estadunidense resultará en un decremento de las exportaciones japonesas, con un consecuente impacto adverso en el crecimiento económico del país.

Esta vacante se produce en momentos en que los gobernadores de los principales bancos centrales del mundo intentan contener la crisis de créditos y las consecuencias del debilitamiento de la economía mundial.

Ahora ve
No te pierdas