Fantasma de recesión se aparece en EU

La confianza del consumidor cayó a 69.5 puntos en marzo, su nivel mínimo en 16 años; ahora es casi unánime entre los consumidores que la economía ya ha entrado en recesión.
La baja en los precios superó las previsiones de los analist
NUEVA YORK (CNN) -

La confianza del consumidor estadounidense cayó a un mínimo de 16 años en marzo, apuntando a una fase de recesión, ya que las preocupaciones en torno al empleo y una creciente inflación ensombrecieron el panorama, mostró el viernes un informe.

La lectura del sondeo Reuters/Universidad de Michigan sobre la confianza del consumidor cayó en marzo a 69.5 puntos, su nivel más bajo desde febrero de 1992, cuando marcó 68.8. La lectura de febrero de este año fue de 70.8.

Economistas encuestados esperaban una lectura de 70.0. En su dato preliminar, el informe había mostrado que la confianza se mantenía en 70.5 en marzo.

El índice sobre las expectativas del consumidor cayó a 60.1, su nivel más bajo desde enero de 1992 cuando marcó 59.1. En febrero de este año el registro en esta categoría fue de 62.4.

El Sondeo del Consumidor de Reuters/Universidad de Michigan dijo en un comunicado que “ahora es casi unánime entre los consumidores que la economía ya casi ha entrado en recesión”.

"La confianza del consumidor bajó debido a las crecientes preocupaciones sobre el debilitamiento de las perspectivas económicas, además de los anticipados incrementos en el desempleo y la inflación durante el próximo año", dijo el comunicado.

El reporte mostró que la lectura final de las expectativas de inflación a un año subió a 4.3% en marzo desde 3.6% en febrero.

Fue la mayor lectura final desde octubre del 2005, cuando los precios de la gasolina subieron fuertemente después del huracán Katrina, pero también representó una baja desde la lectura preliminar de marzo, de 4.5%.

El indicador del panorama económico de los consumidores para los próximos 12 meses cayó a 46, mínimo desde una medición similar en enero de 1991, contra 54 en febrero.

Los mercados financieros mostraron poca reacción a los datos. Las acciones continuaban en alza, beneficiadas principalmente por un impulso anterior tras datos benignos de la inflación en un reporte del consumo y los ingresos personales.

El dólar ascendía ante el yen y el euro. Los títulos públicos, que suelen beneficiarse con los datos flojos, cotizaban mixtos.

Ahora ve
No te pierdas