La inflación toca récord en Eurozona

En marzo, el alza de precios fue de 3.5%, nivel mayor al 3.3 registrado en el mes anterior; este indicador tiró las expectativas de una pronya baja en las tasas de interés del BCE.

La inflación de la zona euro alcanzó un nuevo máximo en marzo, de acuerdo con unos datos que hacen que se descarte cualquier recorte de tasas de interés del Banco Central Europeo (BCE) en el corto plazo.

Esto, a pesar del debilitamiento de la confianza económica y de la caída de las expectativas inflacionarias.

El ritmo de alzas de precios de los 15 países que usan el euro se aceleró a 3.5% anual en marzo, desde el 3.3 del mes previo, dijo Eurostat, la oficina de estadística de la Unión Europea (UE).

"La estimación preliminar de la inflación de la zona euro probablemente confirma los peores temores del Banco Central Europeo", dijo Matthew Sharratt, economista de Bank of America.

"Sin duda (...) estos datos de inflación generan una preocupación grande. Parecen sugerir que no habrá un debate de un recorte significativo de tasas en el próximo par de meses. En los próximos meses, no habrá muchos cambios en la posición del BCE", dijo.

Los datos brevemente alentaron al euro contra el dólar pues fortalecieron las expectativas de que el BCE no reducirá sus tasas de interés para apuntalar al alicaído crecimiento, mientras que aún se prevén nuevas rebajas del costo del crédito en Estados Unidos.

El BCE quiere que la inflación esté debajo pero cerca del 2% y ha estado anticipando un alza sólo temporaria de los precios.

Pero probablemente aumente su preocupación de que las mayores tasas de inflación incrementen el riesgo de una segunda ronda de efectos inflacionarios, con subidas de salarios y precios para compensar el aumento del petróleo y los alimentos, lo que podría haber impulsado la inflación de marzo.

"Al BCE le preocupa particularmente que los acuerdos salariales puedan ser considerablemente más altos a lo largo de la zona euro, como consecuencia del avance de la inflación a nuevos máximos", dijo Howard Archer, economista de Global Insight.

Para anclar las expectativas de inflación en un nivel bajo, el BCE ha estado minimizando las expectativas de un recorte de tasas en el corto plazo desde el actual 4,0 por ciento, pese a las múltiples señales de que el crecimiento económico de la zona euro se frenaría fuertemente este año.

Un sondeo mensual de la Comisión Europea mostró que la estrategia podría estar funcionando pues, por primera vez en cinco meses, las expectativas de la inflación al consumidor cedieron, a 26 puntos desde 28.

En tanto, la confianza económica en la zona euro se deterioró aún más, según el sondeo de la comisión. Su índice bajó a 99.6 desde una medición revisada al alza de 100.2.

Ahora ve
No te pierdas