Latinoamérica a salvo de la crisis: BID

Según el organismo, el continente tiene excelentes perspectivas a pesar de la inestabilidad en sin embargo, advirtió sobre un posible aumento inflacionario y el peligro del endeudamiento púb
Luis Alberto Moreno, presidente del BID, se mostró optimista
MIAMI (AP) -

Las perspectivas económicas de América Latina y el Caribe son en la actualidad las mejores de las últimas décadas, a pesar de la desaceleración de la economía estadounidense y la inestabilidad de los mercados financieros de todo el mundo, de acuerdo con el informe anual del Banco Interamericano de Desarrollo.

''Pese a la inestabilidad reciente de los mercados financieros internacionales y la desaceleración prevista de la economía estadounidense, las perspectivas para América Latina y el Caribe son mejores de lo que han sido en décadas'', expresó el presidente del BID, el colombiano Luis Alberto Moreno en su mensaje de introducción del informe.

''Hasta ahora la crisis del mercado hipotecario de Estados Unidos no ha tenido un impacto considerable en el crecimiento de la región'', señaló el reporte. Atribuyó ese crecimiento latinoamericano en parte a ''buenas políticas macroeconómicas''.

No obstante, advirtió que las proyecciones de crecimiento de la región para 2008 serían de entre 4% y 4.5%, al menos un punto menos que en 2007. Vaticinó asimismo que la inflación tenderá a aumentar y que podría incrementarse nuevamente el endeudamiento público de algunos países.

Si bien el informe destacó los resultados positivos de las economías latinoamericanas durante 2007, también se refirió a una contracción de numerosas variables macroeconómicas importantes, como el deterioro de la situación fiscal debido al aumento del gasto público, el debilitamiento de los saldos de la cuenta corriente de la mayoría de los países y una mayor inflación por el alza del precio de los alimentos y los energéticos.

De acuerdo con el informe, en 2008 ''se pondrá a prueba la solidez de las políticas macroeconómicas, la efectividad de las políticas sociales y la capacidad de respuesta de los sistemas políticos''.

Además, no sólo será necesario preservar el crecimiento y la estabilidad, sino que habrá también que mejorar la calidad de vida y crear una sociedad más inclusiva y equitativa, señaló.

El informe de 67 páginas fue difundido durante la 49 Asamblea Anual de Gobernadores del BID que termina el martes en esta ciudad.

Establecido en 1959, el BID tiene 47 miembros, de los cuales 28 son del continente americano y 19 de otras partes del mundo: Europa, Medio Oriente y Asia. Se trata del banco regional más grande y antiguo del mundo y la principal fuente de financiamiento multilateral para el desarrollo económico, social e institucional de América Latina y el Caribe durante los últimos 14 años. 

A pesar de los augurios optimistas del banco, desde que comenzó su reunión anual el viernes, algunos expertos y académicos han advertido que América Latina es vulnerable a la crisis financiera internacional y la desaceleración de la economía estadounidense.

Así, por ejemplo, Guillermo Mondino, jefe de investigación para América Latina de Lehman Brothers, dijo que los efectos de la turbulencia internacional serán ''considerables''. También vaticinó una desaceleración económica, aunque consideró que no será repentina.

En el informe, Moreno expresó que el BID está ''revitalizado'' y que su meta es ser un socio ''indispensable de los gobiernos y las empresas de América Latina y el Caribe'' y de otras instituciones internacionales que trabajan en la región.

Las operaciones del banco en 2007 muestran que ''estamos comenzando a alcanzar ese objetivo'', señaló Moreno y manifestó que el año pasado el BID aprobó 9,000 millones de dólares en préstamos y garantías.

El reporte del banco destacó también la relación estrecha entre el crecimiento económico y la caída de la pobreza en la región.

En los últimos cuatro años, el crecimiento ha sido mayor al 4%  -el promedio de 2007 fue de 5.6%-  y el índice de la pobreza registrado en 2007 ha sido el menor desde la década de 1980, según el informe.

El índice de pobreza disminuyó del 36.5% de 2006 al 35.1% en 2007, mientras que la pobreza extrema retrocedió del 13.4% al 12.7% como consecuencia de la continuidad del crecimiento económico y la baja inflación, indicó el BID.

Entre los países más grandes, Argentina, Venezuela, Perú y Colombia presentaron las tasas de crecimiento más elevadas, superiores o iguales al 7%. Entre los más pequeños, los de mejor desempeño fueron Panamá, República Dominicana, Uruguay y Costa Rica.

''La región está demostrando que el crecimiento económico sigue siendo indispensable para combatir la pobreza'', sostuvo Moreno, ex embajador de Colombia en Washington.

El Grupo BID, que también integran la Corporación Interamericana de Inversiones  -que apoya a pequeñas y medianas empresas- y el Fondo Multilateral de Inversiones  -que promueve el crecimiento del sector privado a través de operaciones no reembolsables e inversiones-  aprobó operaciones por 9,600 millones de dólares, todo un récord, de acuerdo con el informe.

Entre los logros del banco en 2007, el informe destacó la condonación del 100% de la deuda de cinco de los países más necesitados de la región: Bolivia, Guyana, Haití, Honduras y Nicaragua. En total les fueron condonadas a estas naciones 3,400 millones de dólares en deudas y otros 1,000 millones de dólares de pagos futuros por intereses.

Además, el banco aumentó a niveles sin precedentes los préstamos al sector privado, con un total de 2,300 millones de dólares destinados a 29 proyectos, en comparación con los 920 millones de dólares para 20 proyectos en 2006.

Ahora ve
No te pierdas